Dos de las empresas de las cinco "low cost" que se presentaron a licitación para obtener rutas regulares, Avian Líneas Aéreas y Fly Bondi, tienen vínculos con el Grupo Macri y Mario Quintana, respectivamente y son las dos que menos impedimentos tuvieron para recibir rutas.

El pasado viernes, por medio del decreto 111, Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, rechazaron la recusación dado que “no se acompañaron elementos u ofrecido prueba que eventualmente acreditara dichas circunstancias”.

En paralelo, un informe de un instituto especializado en aviación comercial resalta las disparidades de resultados en el dictamen oficial y otros elementos que revelarían “arbitrariedades en la adjudicación de rutas aéreas”, según detalla el diario Página/12.

"Cinco empresas de las denominadas low cost (vuelos a bajo costo) se presentaron a la licitación a fines del año pasado para la explotación de rutas en cabotaje y vuelos internacionales. En total, solicitaron 458 rutas, 349 en cabotaje y 109 con destino internacional". Finalizada la audiencia pública, la JATA emitió un dictamen más que llamativo:

  • "De las 458 rutas solicitadas, fueron aprobadas 166 (36,2 por ciento);
  • Avian Líneas Aéreas solicitó 26, aprobadas en su totalidad (100 por ciento);
  • Fly Bondi pidió 99, de las cuales le aprobaron 69 (69,7 por ciento);
  • American Jet había pedido 69, y obtuvo aprobación en 41 (59,4 por ciento);
  • Alas del Sur y Andes obtuvieron, en cambio, tan solo el 11,9 por ciento (26 rutas de 218 pedidas) y el 8,7 por ciento (4 sobre 46) de aprobación, respectivamente.

Además de la notable performance de Avian Líneas Aéreas, la única a la que le aprobaron la totalidad de las rutas solicitadas (25 de cabotaje y una internacional), el informe de Indetra destaca otras “curiosidades” en los criterios de aprobación de rutas".

El informe señala “arbitrariedades” en las aprobaciones y señalaron ventajas para Avian y Fly Bondi en esta licitación, y perjuicios para Aerolíneas. Es ahora Dietrich quién deberá resolver si rechaza la recusación en su contra, la adjudicación de las rutas aéreas, contando con el dictamen del organismo de regulación a sus órdenes, la JATA.