Nuevamente, las fuerzas de seguridad están envueltas en un caso de violencia institucional, tras una feroz razzia ocurrida en el comedero Los Cartoneritos, manejado por el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) de Lanús. Los oficiales arrojaron gas pimienta sobre la comida, en un lugar que estaba lleno de niños.

A través de un comunicado, el MTE denunció que los policías "irrumpieron violentamente, sin explicación alguna, y reprimieron a mansalva a niños y adolescentes, rompieron todo el comedor, tiraron gas pimienta".

Embed

La situación empeoró cuando tres jóvenes, uno de nombre Emilio Maximiliano Rodríguez, estuvieron desaparecidos durante toda la noche. Los mismos aparecieron esta mañana, informó el MTE.

Embed

Luego del violento accionar de la Policía local de Lanús, los vecinos se manifestaron frente a la comisaría quinta. Según informó el secretario de Seguridad del municipìo, Diego Kravetz, los incidentes comenzaron cuando unos delincuentes que huían de la Policía se habrían querido esconder en el comedor y unos vecinos habrían intentado defenderlos.

Kravetz detalló que el control vehicular lo realizaban personal de la Policía Local de ese distrito en conjunto con la de Lomas de Zamora y la Policía Bonaerense en la localidad de Villa Caraza, donde detuvieron a un automóvil, en el que uno de los ocupantes "estaba prófugo de la Justicia". Al detenerlo junto con el acompañante, el sujeto que era buscado agredió a dos policías de la Local y emprendió la fuga a pie, por lo que se inició "una persecución". "Esta persona entró por la ventana al comedor y la Policía se metió para detenerlo y así lo hizo. Cuando la gente que estaba adentro y los vecinos de afuera vieron que se lo llevaban detenidos empezaron a tirar piedras a la Policía", remarcó.

En tanto, Juan Grabois, dirigente del MTE y la CTEP, afirmó que los efectivos "irrumpieron de manera violenta, sin explicación alguna, y reprimieron a niños y adolescentes arrojando gas pimienta".

En un video que el MTE difundió a través de las redes sociales, la cocinera, de nombre María Saracho, denunció que "tiraron gas pimienta" y con "pistolas 9 milímetros".

Embed