La menor de 12 años ingresó a la Clínica del Niño de Quilmes con fuertes dolores abdominales, los médicos constataron que estaba embarazada de 22 semanas pero denuncian que no le informaron sobre su derecho al aborto no punible por ser víctima de abuso sexual.

LEÉ MÁS: Polémica campaña antiabortista de la hija de un ex funcionario de la dictadura

Según la denuncia pública que realizó la organización Comando de Educación Sexual Integral (ESI), Sol (nombre ficticio para proteger la identidad de la niña) ingresó “a la Clínica con un cuadro de deshidratación que devino en una insuficiencia renal aguda” y cuando la atendieron los profesionales constataron que la nena había sido abusada y cursaba un embarazo de 22 semanas aproximadamentel.

En ese momento, los médicos del centro de salud le negaron la posibilidad de interrumpirlo como lo contempla el código penal en casos embarazos productos de una violación.

Denuncian, además, que Sol fue violentada sexualmente por su padrastro y hoy cursa un embarazo de 6 meses.

Según trascendió, su familia no fue informada respecto al derecho al aborto legal que se encuentra en el fallo F.A.L de la Corte Suprema de Justicia del año 2012 que ratificó la vigencia de la aplicación y el cumplimiento de los abortos no punibles.

En la provincia de Buenos Aires, el fallo tiene su aplicación en el Protocolo de Aborto No Punible que establece que las víctimas de violencia sexual no tienen la obligación de realizar la denuncia penal sino que basta con que completen una declaración jurada.

“La Clínica del Niño de Quilmes negó la posibilidad de practicar el aborto, para proteger al “bebe”, vulnerando los derechos de Sol”, señala el comunicado.

Hasta el momento, la Clínica del Niño no ha emitido ningún comunicado que desmienta o aclare los hechos, mientras tanto, desde el Comando ESI convocan a una manifestación por la salud y el bienestar de la joven, a realizarse el 28 de julio.