El fiscal titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones de delitos relativos a la seguridad social, Gabriel De Vedia, denunció penalmente a los directores de IECSA -la empresa de Ángelo Calcaterra, primo de Mauricio Macri- por "incumplir con el depósito en tiempo y forma" de los aportes retenidos a los empleados por más de $8 millones.

La demanda recayó este viernes en el Juzgado Penal Económico número 1, de Ezequiel Beron de Astrada. Según se desprende del dictamen emitido por la UFISES, se comprobó que la empresa de Calcaterra se apropió indebidamente de los montos que había descontado de los sueldos de los empleados durante los meses de diciembre 2015 y marzo del 2016 por un total de $8.653.861 pesos porque no realizó el depósito legal correspondiente.

Por mandato legal, los empleadores deben retener los montos descontados a sus empleados con el fin de efectuar el pago al fisco posteriormente.

IECSA S.A es una de las firmas proveedoras del Estado, e incluso fue noticia en los últimos días por los miles de millones de pesos que el gobierno de Mauricio Macri le otorgó a la firma de su propio primo para realizar el soterramiento del tren Sarmiento.

Desde mayo, según Calcaterra, la firma está en proceso de venta, "en un intento de la familia presidencial por evitar cuestionamientos", sin embargo, mientras tanto, la obra continúa.

En el marco de la pesquisa, se determinó además que IECSA adquirió entre diciembre y enero de 2016 nueve vehículos de alta gama, por lo que se infiere que contaba con fondos disponibles para cumplir en tiempo y forma con las obligaciones previsionales.

El fiscal señaló que este tipo de conductas generan serios perjuicios a los empleados y a su vez ponen en riesgo la sustentabilidad económica del Sistema de la Seguridad Nacional e indicó: "El aporte a la seguridad social está en cabeza del empleado y es el empleador quien lo retiene para luego destinarlo al Fisco. En algunos casos las empresas se apropian indebidamente de esas sumas y las utilizan en beneficio propio".

Por último, De Vedia determinó que "la falta del aporte genera un doble perjuicio, sobre el empleado que no va a contar con esos conceptos al momento de querer acceder a un beneficio jubilatorio y sobre el sistema de la seguridad social nacional que verá disminuidos sus recursos disponibles para otorgar cobertura previsional a los actuales y futuros beneficiarios".

La denuncia completa:



En esta nota