"La tolerancia al gobierno de turno y la persecución al saliente constituyen aspectos característicos de nuestro sistema judicial", explican el fiscal Federico Delgado y la periodista Catalina de Elía. Estas prácticas pueden observarse desde el 10 de diciembre de 2015, pero también ocurrió con administraciones anteriores.

En su libro "La cara injusta de la justicia", Delgado y de Elía detallan que "los magistrados se las arreglan para interpretar la ley de acuerdo a sus tiempos personales y para acompañar al gobierno de turno. No investigar nunca el poder instituido es clave para explicar la supervivencia de la mayoría de los jueces y fiscales. Cambian los jueces y los fiscales pero no cambian las prácticas".

Delgado trabaja como fiscal federal penal y lleva causas de renombre como la de los Panamá Papers y la del exfuncionario José López. De Elía es cronista televisiva y columnista radial de casos judiciales.

La publicación editada por Paidós ofrece una mirada interna al Poder Judicial, con mucho cuestionamiento y bastante de autocrítica, aunque también con cierta cautela. Entrevistados por El Destape, los autores detallaron los vicios de una Justicia que "acaricia a los fuertes y aplasta a los débiles", como nombraron al primer capítulo.

El Destape: Desde diciembre proliferaron causas judiciales contra el gobierno saliente, pero también contra el entrante ¿La judicialización de la política siempre se dio en este nivel tan intenso?

Catalina de Elía: La judicialización de la política es un fenómeno que atraviesa todo Occidente y es otra cosa. Concretamente con las acciones de los grupos sociales o de las coaliciones que no logran mayoría en el Parlamento y las hacen visibles en los tribunales.

En la Argentina lo que hay es una corrupción estructural que llega a los tribunales. Denuncias hay siempre, lo que pasa es que se mueven a un ritmo diferente al de los códigos de procedimiento. Por eso en el libro, desarrollamos la teoría de la "simpatía": los jueces para preservar su cargo son simpáticos con el poder de turno y persiguen a los corruptos que ya lo dejaron.

El Destape: Ustedes hablan en su libro de la tolerancia judicial al gobierno de turno y la persecución al saliente ¿Piensan entonces que cuando termine la gestión de Mauricio Macri, la Justicia fallará en todas las causas ahora abiertas?

De Elía y Federico Delgado: El objeto de nuestro libro es conceptual. No podemos hacer conjeturas sobre los expedientes.

El Destape: En esa línea, ¿las causas contra el gobierno anterior son impulsadas desde una visión política de la Justicia o desde una visión pura de la Justicia?

De Elía: Nosotros en el libro trabajamos la forma en que la Justicia se acerca a los casos, de la mano del positivismo jurídico, de un lenguaje especial y en general de manera abstracta. Esta es la forma en que en general trabaja la Justicia argentina.

El Destape: ¿Qué cambios necesita la Justicia para ser justa?

Delgado: En el libro identificamos indicadores de los cuales se desprenden las cuestiones más problemáticas que debería abordar una reforma integral del sistema de Justicia.

El Destape: ¿Si tuvieras que hacerte una autocrítica por tu rol como fiscal, ¿cuál sería?

Delgado: Soy parte del sistema que critico. Mis cuestionamientos tienen que ver precisamente con la eficacia de las acciones para cambiar el sistema.

El Destape: ¿Qué los impulsó a escribir "La cara injusta de la Justicia"?

De Elía y Delgado: A partir de compartir una crítica sistémica del poder judicial, nos pareció una forma inteligente intervenir con un texto que, sin renunciar a la rigurosidad académica, pueda ser leído por todos. Hacer luz donde no la hay es aportar un granito de arena al problema que enfrentamos.

En esta nota