El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido denunció "una persecución política y mediática" en su contra y negó que el empresario Lázaro Báez haya sido el "más favorecido" por la obra pública durante su gestión.

De Vido señaló que se quiere utilizar la causa que sigue el juez federal Julián Ercolini, en la que prestó declaración esta mañana, para "tener un delito precedente" para avanzar en otras causas que lo tienen a él y a la ex presidenta Cristina Kirchner como imputados.


El ex funcionario kirchnerista fue indagado en dos causas penales, una por supuestas irregularidades en la adjudicación de obra pública otorgada a Báez, y la otra, ante el juez Sergio Torres, por la creación de la línea aérea Lafsa, en la cual se invirtieron varios millones pero que nunca funcionó.

Mañana será el turno del dueño de Austral Construcciones, detenido en el penal de Ezeiza; y el jueves le tocará a José López, ex secretario de Obras Públicas durante el kirchnerismo.