Embed

Tras el colapso de la histórica Rock & Pop, Eduardo de la Puente encabeza esta suerte de resistencia de la emisora y tras 28 años en el mismo dial le pone voz y cuerpo a la primera mañana.

Luego del divorcio con Mario Pergolini por el desfalco del Grupo 23, el conductor no se rinde: sigue con su pasión, ahora de 6 a 9 con su "¿Qué pasa?" (título que rememora a "¿Cuál es?"), en la FM 95.9 que lo tiene como referente hace tres décadas.

En esta entrevista con El Destape, De la Puente habló de su relación con Pergolini, de CQC, los abusos en el rock, el país con Mauricio Macri, el Indio Solari y la desaparición de Santiago Maldonado.

- El Destape: Hace 30 años que hacés radio, estuviste en uno de los programas más exitosos como lo fue "¿Cuál es?". Sin embargo, hoy la radio está cambiando. Aspen está en el podio de las más escuchadas y sólo pasa música todo el día. ¿Para dónde creés que va la radio?

Eduardo de la Puente: El camino que está siguiendo la radio es incierto. Las generaciones nuevas no escuchan radio. Prefieren andar con sus listas de temas, Spotify y ese tipo de cosas. Eso marcaría como que la radio tiene una tendencia a desaparecer, pero sin embargo hay gente que escucha radio todavía. Porque no necesariamente quiere escuchar música. Comprendo el fenómeno Aspen, que está súper bien posicionada, porque tiene que ver con una cuestión generacional. Yo tengo 53 años. Si yo escuchaba Aspen a los treinta, que era todo Supertramp, Depeche Mode, veinte años más tarde y con el recambio generacional es lógico que una radio como Aspen, con lo que es la musicalización de ahora, esté donde está. Porque creo que Aspen es una gran playlist para "adultos maduros". A la vez creo que tiene que ver con una merma en la calidad artística con lo que tiene que ver con "la FM hablada". Se ha nivelado mucho para abajo. Es todo muy parecido hoy.

- ¿Qué es la Rock & Pop hoy?

- Hoy la Rock & Pop es un enigma. Le están buscando nuevas fórmulas y se están cambiando constantemente esas fórmulas. Yo una cosa que podría criticarle es no darle un tiempo necesario para que se asiente todo. Los tiempos de radio son muchos más largos que lo que puede ser el minuto a minuto de la tele. En radio tenés tres meses hasta que sabés realmente qué es lo que estaba pasando. Estamos como Sampaoli (DT de la Selección Argentina): vamos con algo pero ya para la semana que viene lo cambiamos porque no sabemos y hay una urgencia de cambiar. A la vez me parece bárbaro que se haya decidido reformular lo que es Rock & Pop y se estén probando cosas nuevas.

- ¿Tuvo algo que ver con el estallido de la radio el desfalco en el Grupo 23 (el grupo de medios que dirigían Sergio Szpolski y Matías Garfunkel)?

- Absolutamente. Rock & Pop quedó completamente destruida, no pudieron matarla. Pero quedó bastante mutilada, quedó muy herida. Hubo un laburo de vaciamiento enorme: vaciamiento económico, de personal, técnico, mucho manoseo con la gente y una falta de respeto total por la parte artística de la radio. Ahora la administración nueva agarró ese fiambre y está haciendo lo que puede para tratar de curarlo y revivirlo. Pero el fiambre fue fruto de un laburo sistemático de destruir a Rock & Pop.

- ¿Por qué no murió?

- Porque es Rock & Pop. Sigue siendo una marca reconocida. Si está devaluada o en su peor momento, decís Rock & Pop y sabés de lo que estás hablando. El valor de una marca es importantísimo. Estará donde está, en el fondo del mar, tratando de sacar la cabeza afuera, pero sigue estando y creciendo despacito. Y sigue también por su gente. La gente que labura en Rock & Pop ama a Rock & Pop y sigue ahí, las personas que quedaron por lo menos, remándola contra lo que sea.

- ¿Plataformas como Spotify o Youtube le sacan público a la radio?

- No. Me parece que el tipo que escucha esos playlist no escucha radio, elige eso. Mi hijo tiene 18 años. No escucha radio, escucha sus playlist. No está optando. Ya está volcado a eso y listo. Podría incidir más en lo que tiene que ver con lo estrictamente musical. Pero Rock & Pop no es eso, tiene otro mensaje. No creo que se vea afectada.

- ¿Extrañás la televisión?

- No, no extraño la televisión. He laburado en TV y está buenísimo, es un laburo más, pero no necesito de la televisión desesperadamente. Extraño más una idea, ambiente de laburo y la parte artística que la televisión en sí. El sueldo era bueno, pagan mejor en la tele, eso es cierto, pero por ahora techo y comida tengo.

- ¿Creés que a este momento del país le hace falta un CQC?

- No sé cómo seria CQC hoy en día. Si recién empezara, creo que se la bancaría bastante. Pero siendo el CQC original con la trayectoria que tiene, no. Porque ya tendría que estar transando con uno o con otro, por una cuestión de desarrollo comercial. Con uno o con otro tenés que transar, y ahí se perdería absolutamente el espíritu de "Caiga". No se podría hacer un programa opositor. Y me refiero a opositor a todo, al que esté. No se podría hacer.

- ¿Tendría que negociar con el Gobierno?

- Tendría que negociar con el Gobierno o con la oposición pero tendría que tener una ideología, tendría que estar de uno de los dos lados de la grieta. No podría estar en el medio, no podría sobrevivir en el medio. Fundamentalmente porque no hay mucha gente que se represente con los que estamos en el medio diciendo "de este lado y de este hicieron cosas malas y cosas buenas, los dos". Hoy por hoy los medios están absolutamente polarizados, tenés los macristas acá y los opositores acá, y está clarísimo. No hay mucho medio que vaya siguiendo un camino de objetividad, imparcialidad y ecuanimidad. Están volcados a un lado o al otro. De hecho cuando el gobierno de Néstor Kirchner le toma el tiempo y la mano a CQC, ahí empezó a caer el crédito de CQC. Y no era porque estábamos transando sino que nos habían tomado el tiempo y los estaban manejando bien. Entonces en lugar de ir y gastarlos, los tipos nos empezaron a gastar a nosotros y nos absorbieron. Es como lo que hizo la moda con el punk: lo puse en la tapa de la revista Vogue y ya está, listo, metimos el punk y lo institucionalizamos.

- ¿Qué fue CQC para vos?

- Fue una de las experiencias más lindas de la vida, me divertí como loco. Comprobé que se pueden hacer un montón de cosas en la televisión. Comprobé que hasta la cosita más absurda que se te ocurre puede tener un formato fantástico después. Me siento orgulloso porque cambió cierta forma de hacer tele y desarrolló un lenguaje visual y de edición que era completamente novedoso, aunque no tuve nada que ver con eso. Fue un muy buen upgrade de lo que pudo haber sido La Noticia Rebelde, Semanario Insólito y toda esa camada de programas que salieron de la mano de Jorge Guinzburg, Adolfo Castelo, Carlos Abrevaya. Y estuvo buena esa cuestión de identificación de la gente de sentirnos como los justicieros: te están choreando, aumentando, te están pagando cada vez menos y nosotros vamos y le hacemos piiii (gesto y sonido de pito catalán). Pero para la gente era como: "bien, se lo dijeron". Era lindo, como decir "la revancha del boludo". Pero por lo menos algo.

- ¿Qué opinás de los casos de abusos de los músicos de rock?

- Me parece que los casos de abuso en el rock son como los de cualquier ámbito. Es muy ríspido el tema, es muy áspero y muy delicado. Obviamente no puedo justificar una conducta de abuso bajo ningún punto de vista. Pero en estos tiempos en los cuales es todo blanco o negro y nada más, también hay que ver caso por caso. También es cierto que existe algo llamado groupie en el rock, que existió desde que el rock es rock en la década del '50, que son las chicas y chicos que admiran profundamente a un artista y están dispuestos a hacer cualquier cosa. Lo cual no me parece que esté bien pero lo hay. Entonces creo que en algunos casos el artista abusó de esa situación. Creo que en otros casos no abusó de esa situación. Creo que en algunos de los casos que se hablan, no digo en todos ni mucho menos, pero en algunos de los casos de los que se hablan las cosas no son tan así. Que metieron la pata, metieron la pata. Se equivocaron. Quiero creer que no eran conscientes de lo que estaban haciendo. Pero sí me parece que es un tema en el cual para que no se malentienda nada hay que esperar que decante un poco, tanto como con el tema abuso como la violencia de género, violencia psicológica y verbal. Me parece que está demasiado polarizado el asunto. Hace falta encontrar el equilibrio todavía. Ahora es muy delicado hablar de todo porque se puede malinterpretar. Y si abusaron que se pudran donde se tengan que pudrir, desde ya. A lo que voy es que por ahí a veces la situación es propicia para que se den ese tipo de cosas. A veces con consentimiento mutuo, a veces por ahí no. Pero por ahí en algunos la situación los empuja a eso. Esto no los exonera pero tampoco los condena.

Embed

- Días atrás, Pergolini le hizo una entrevista al cantante de Salta La Banca, Santiago Aysine, acusado de abuso, y lanzó frases desacertadas como "chicas despechadas" que le valió una lluvia de críticas. ¿Que te pareció?

- Lo único que sé es que Mario en un momento dijo que no se puede andar haciendo cargo de las ex novias despechadas. Entiendo lo que quiso decir. Me parece una barbaridad que lo haya dicho. Me parece un muy mal momento para decir eso. Pero entiendo por dónde viene. Mario lo dijo de una forma menos delicada, menos diplomática y tirando a lo misógino. Ahí no estoy de acuerdo. No comparto lo que dijo y mucho menos lo justifico.

- ¿Creés que a lo largo de su historia el rock fue y es machista?

- Creo que sí, pero no más machista que otros géneros. Me parece mucho más machista el tango, desde su poética. El tango me parece mucho más machista, incluso en la cantidad de intérpretes. En el rock tenés pilas y pilas de minas cantantes, líderes, con sus bandas, bandas de minas solamente. Y no creo que actualmente se lo pueda tildar de machista al rock. Quedan algunos ejemplos, alguno puede hacer una canción que sea machista, pero desde hace 30 años el rock ha respetado y respeta mucho a la mujer y le ha dado un lugar que se ha ganado ella también. Una mina hoy golpea la puerta y el rock abrió, entró. Ninguno le hizo un favor a otro. No creo que el rock sea más machista que ninguna otra veta del arte.

- ¿Cómo quedó tu relación con Pergolini tras el vaciamiento del Grupo 23 (De la Puente trabajaba en la Rock & Pop que era parte del conglomerado de medios)?

- No tenemos relación, no nos hablamos, nada. Supongo que por ahí nos debemos una charla, en algún momento. No tenemos una buena relación, partiendo de la base de que se asoció con gente que dejó la radio como la dejó. No es para andar saliendo o llamarnos para los cumpleaños ni yendo a comer pizza.

- ¿Cuánto hace que no hablan?

Cuatro años.

- ¿No hubo una charla rupturista?

- No. En un momento él se fue a hacer Vorterix y dejamos de hablar. Después yo fui a Vorterix a presentar material de mi banda ("Tristemente Célebres"). Nos encontramos ahí y estuvimos charlando un rato bien, buena onda.

- ¿Cómo ves el mapa de medios hoy?

- Hemisferio norte, hemisferio sur. Así de simple. Me asquea la grieta. Porque es tan evidente, es tan grosero todo. Ves, leés, escuchás y te das cuenta para dónde va el asunto. Mirás lo tendencioso que es y decís: ¿alguien puede creerse eso? Y sí. Eso me mata. Cero objetividad. Se enarbolan las banderas de la tendencia sin ningún tipo de vergüenza.

- ¿Cómo ves el país?

- A la Argentina la veo espantosa. Pero mirás para atrás y de última también la sigo viendo espantosa. Actualmete sí lo que veo es que hay una tendencia grande a proteger al que más tiene en desmedro del que menos tiene. Hay cosas que quizás se están haciendo bien pero que no las puedo entender todavía. Estamos muy lejos de estar bien. Yo me cuidaría mucho de decir "estamos mejor". Es lo mismo que decir: "Sí, perdimos pero no perdimos 6 a 0, perdimos 4 a 0". No le veo solución al asunto.

- ¿Cómo evaluás la gestión de Macri?

- No termino de comprender al Gobierno de Macri. El período de Cristina (Kirchner) yo lo podía entender, estando de acuerdo o no. Este es muy poco claro. En un punto siento que estoy viendo un mago. ¿El yeite del mago cuál es? "Mirá lo que tengo acá y cuando vos estas mirando acá, por acá estoy tirando los piolines, sacando las cosas". Siento que me están haciendo mirar para un lado mientras pasan otras cosas por otro lado. Y también hay una cuestion de discurso muy de campeón del mundo cuando en realidad no pasa nada. Si me estás diciendo del gobierno anterior que afanaba, que la obra pública, y no va nadie en cana, mientras impunemente les bajás las retenciones a la soja y a tus amigos sojeros... No me gustan los políticos, no me gusta la gente que quiere poder, no les creo. No me llevo bien con ellos.

- ¿Qué creés que pasó con Santiago Maldonado?

- Es otra cosa de la cual no se puede hablar sin despertar algún tipo de suspicacia. Yo puedo poner dos teorías bien enfrentadas y que las dos pueden ser totalmente ciertas. Que pueda ser un desaparecido en democracia, y que Benetton, y que este gobierno que apoya los grandes capitales y que Gendarmería lo chupó y lo tiro por ahí; y también que es exactamente lo que necesitábamos antes de las elecciones legislativas para que entonces el poder de Macri y por ahí Santiago está en complicidad con... Las dos tienen una lógica bárbara. ¿Qué me parece que pasó? No sé, porque me cierran las dos. Lo peor de todo es que quiero creer que no están en algún lado bien y todo esto está armado porque entonces quiero creer que desapareció. No, tampoco quiero creer eso. Es muy sucio todo. Y me parece obsceno que se haya politizado en la forma en que se politizó y nos estemos olvidando de que hay una persona desaparecida. Que nos preocupemos mas en ver quién tiene la culpa en lugar de encontrarlo, eso sí me parece gravísimo.

- ¿Querés que vuelva a tocar el Indio Solari?

- Me gustaría que vuelva por la cantidad de fans que tiene, de gente que lo sigue y porque están ávidos de su música. Estaría buenísimo que vuelva a tocar y en otras condiciones.

- ¿Irías?

- No.

- ¿Y si se volvieran a juntar los Redondos?

- Eso no va a pasar nunca en la vida. Quizás una vuelta de los Redondos, por ahí voy pero lo pensaría mucho. Yo dejé de seguir a los Redondos cuando eran los Redondos. En un momento se desmadró, esto ya no tiene control, ya no es lo que era, ya no tiene sentido y dejé de ir.

- Definí con una frase a estos tres nombres. Néstor Kirchner...

- Un enigma

- Keith Richards...

- El rocanrol bien y mal entendido. El rocanrol, todo el rocanrol.

- Jorge Lanata...

- Keith Richards...

En esta nota