El represor Luis Muiña fue detenido luego de que el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de la Capital Federal hiciera lugar al pedido de prisión formulado por la fiscal federal María Ángeles Ramos, quien había logrado que la Cámara Federal de Casación revocara el sobreseimiento del acusado por dos homicidios en el Hospital Posadas.

La detención se fundó en el riesgo de fuga y en la consecuente necesidad de evitar la "frustración" del juicio oral en esta causa, que comenzará el 13 de marzo de 2018, informó el Ministerio Público Fiscal. De esta forma, Muiña, de 63 años y quien fuera condenado a 13 años de prisión en 2011 y recientemente beneficiado por el polémico fallo de la Corte Suprema de Justicia que redujo su pena por aplicación del "2x1", regresó a la cárcel.

"Existen motivos para restituir el encarcelamiento preventivo respecto a Luis Muiña, debiendo ordenarse su inmediata detención. Ello, con sustento en la acreditación de la existencia de riesgo procesal de elusión y la complejidad de la investigación, sumado a que, en menos de un año, tendrá inició el juicio oral y público cuya frustración debemos evitar y que, en definitiva, pondrá fin a la incertidumbre que pesa sobre el nombrado", señaló el fallo.

LEER MÁS: El bochornoso spot de Carlos Menem con el que arrancó su campaña

El integrante del denominado "Grupo Swat" que actuó en el centro clandestino "El Chalet", en instalaciones del Hospital Posadas, está acusado en esta causa -junto a Argentino Ríos- por los homicidios de los médicos Jorge Mario Roitman y Jacobo Chester, quienes integraron el grupo de víctimas por el que fue condenado en 2011.

La detención de Muiña se dio luego de que la semana pasada la Cámara Federal de Casación Penal revocara su sobreseimiento en esa investigación por los homicidios agravados cometidos en el Hospital Posadas durante la última dictadura. El Tribunal había anulado la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal 2 de la Capital, llevando al represor nuevamente a juicio.

Muiña había sido condenado en un juicio anterior en 2011 por la privación ilegal de la libertad y la imposición de torturas a múltiples víctimas, entre ellas, Roitman y Chester.

En esta nota