En el primer año de Mauricio Macri en la Presidencia, la deuda externa se disparó en U$S 22.048 millones hasta los U$S 192.462 millones. Las cifras oficiales muestran un incremento del 13% respecto a 2015.

El mérito del crecimiento de los pasivos argentinos lo tuvo el ex ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, quien fue el encargado de la emisión de bonos, ahora en manos del titular de Finanzas, Luis Caputo.

LEER MÁS: Festival de deuda 2017: emiten otros U$S1.500 millones

El INDEC reveló también que la balanza de pagos arrojó un déficit de U$S 15.024 millones, un 10% por debajo de la pérdida de U$S 16.806 millones registrada el año previo.

Esta reducción en el rojo estuvo signada por un superávit de U$S 4.490 millones en mercancías, que morigeró las pérdidas de U$S 7.010 millones en servicios, y de U$S 12.583 millones en rentas de inversión.

La balanza de pagos es un indicador que informa el organismo oficial y que da cuenta de todas las transacciones económicas concretadas por el país con el resto del mundo.

En esta nota