Damián De Santo revivió una vieja guerra con Mirtha Legrand, la destrozó y además le pegó al Gobierno de Mauricio Macri.

"Mirtha se perdió una oportunidad, y no es de soberbio lo que digo, de aprender", así recordó el actor su polémico cruce con la diva de 90 años. La pelea se dio hace 8 años y fue fuerte.

En una entrevista con Clarín, dijo: "Le dije una frase terapéutica: que había que matar a los padres en vida para poderlos disfrutar. Quise decir que hay que quitarles el peso a los padres que son padres en exceso, que son Superman. Yo me equivoco y pido perdón. No está mal. Parece que el rol de padre es tener la última palabra. No, hay que escuchar a los hijos", comenzó De Santo.

Y siguió: "¿Para qué (Mirtha) hace preguntas si no necesita que le des una respuesta? Cada vez que fui y no le interesó lo que contesté siguió con otro tema. Entonces no invites gente, sentate con una cámara y hacé el monólogo de Tato Bores. Si vos preguntás, bancate la respuesta", afirmó.

De Santo, enojado le dijo al diario: "Por más joven que yo sea para ella. Yo viví una vida y ella otra. Ella debería, como conductora, escuchar la vida de otro. Si le conviene o no le conviene, tiene que cerrar el pico y escuchar. Sí escucha cuando el presidente dice $8500, hablando de una jubilación, y de eso hace pompa. Ahora, de algo que por ahí la involucra, enseguida se tira a menos y prefiere hablar de otra cosa. Por ahí se enojó también cuando le dije que su necedad no le permitía escuchar al invitado. Entonces estamos hablando de lo mismo. No es que digo ahora, después de años, que estuve mal. No, no estuve mal... ¡estuve bien!", cerró el tema.

Además reveló sobre las políticas económicas del Gobierno: "Tengo 50 años, no me asusta nada. Me asusta no llegar a fin de mes, pero llego".