Uno de cada tres trabaja en la informalidad, lo que implica que unos 4 millones de asalariados no cuentan con aportes jubilatorios ni acceso a la seguridad social, según los datos del INDEC. De esta forma, se mantuvieron sin cambios sustantivos el piso de 33,3% de empleados no registrados que se repite en los últimos años.

Tampoco varió la composición regional, dado que el norte del país continúa siendo la región geográfica en peor situación frente al empleo. Por ejemplo, en el noroeste el 40,7% de los trabajadores lo hace "en negro", mientras que en el noreste este porcentaje es de 34,1%.

En la región metropolitana el trabajo no registrado se maneja dentro de la media nacional con una tasa de 33,2%. En tanto, en la región de cuyo la informalidad laboral es de 35,2%, al tiempo que en la región pampeana es de 32,7%. La mejor situación se vive en la Patagonia, donde la tasa de empleo no registrado es de apenas 18,9%.

LEER MÁS: Junio negro para el empleo: cierres de empresas y despidos masivos

El informe del INDEC difundido hoy confirmó que el desempleo ascendió a 9,2% al cierre del primer trimestre y ofreció datos desagregados. De allí se observó que la desocupación afecta en mayor medida a las mujeres -10,2%- que a los hombres 8,5%.

A su vez, el organismo estadístico indicó que las jóvenes de hasta 29 años son las más perjudicadas -20,5%- seguido por los varones hasta esa edad -17,2%-.

En otro orden, indicó que el 5,5% de los jefes de hogar está desocupado. La situación más delicada se detectó en el conurbano bonaerense donde ese porcentaje se eleva al 7%.

En esta nota