"Hay que trabajar sábados y domingos. Y hacerlo de una forma más flexible". Fue hace dos semanas en medio de un acto de Casa de Gobierno, ante políticos, empresarios y sindicalistas. La frase pasó a ser titular de los portales de noticias inmediatamente. Era el presidente Mauricio Macri, quien pidió tener jornadas laborales los fines de semana. Pero el discurso de la cultura de trabajo no se condice con los hechos.

El Presidente no hizo de la cultura del trabajo un dogma como político en otros cargos. Ahora, como Jefe de Estado tampoco fue la excepción. Macri lleva en 16 meses de gestión 64 días de vacaciones. En promedio son 4 días de descanso por mes desde que asumió allá por diciembre de 2015, sin contar sábados y domingos. Así, el ex empresario trabajó en total 4 días de cada semana desde que es Presidente de la Nación Argentina.

En el período 2015/2016, Macri se tomó 41 días de vacaciones desde que llegó al poder. En este año (sumados estos 4 días de Semana Santa) ya lleva 23. Ya superó la mitad de los días del período pasado y aún faltan dos meses para la mitad de este 2017.

Embed

"Nuestros queridos trabajadores, la cultura del trabajo, del esfuerzo, ese esfuerzo que te lleva al camino de la dignidad, de la autoestima, de la felicidad. Pero tenemos que alejarnos de lo que pasó en los últimos tiempos, que creció el ausentismo, las licencias, las jornadas horarias reducidas", fue el duro discurso que dio en Tucumán con motivo de los 200 años de la Independencia de Argentina el 9 de Julio del año pasado.

Sin embargo, sus antecedentes como diputado y como Jefe de Gobierno porteño lo exponen ante sus discursos presidenciales.

En 2006, el ahora Presidente y en ese entonces diputado cumplió el record de ausencias y fue el legislador, junto al radical Federico Storani, que menos presencia tuvo en el Congreso. Estuvo ausente en 277 votaciones de las 321 que se realizaron en ese año.

Embed

Y como alcalde porteño hizo uso y abuso de los días de vacaciones durante toda su gestión que duró ocho años. En 2013, un informe elaborado daba cuenta de que Macri se había tomado desde su asunción en 2007 un total de 261 días de vacaciones.

Todos esos viajes fueron enumerados en un informe (aún restaban dos años para que concluyera su mandato) elaborado por el equipo de trabajo de la entonces legisladora porteña Gabriela Cerruti. Allí se daba cuenta que Macri estuvo de viaje 261 días desde su asunción en diciembre de 2007 hasta diciembre de 2012. El ex presidente de Boca terminó con más de 300 días de días de descanso como alcalde. ¿Llegará a batir su meta como Presidente de la Nación?