El vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, vapuleó las cuotas sin interés al llamarlas “verso de la década relatada”. Sin embargo, luego del desplome en las ventas por su prohibición, el Gobierno volvió a permitirlas.

Embed

El polémico economista tuitero había escrito en enero que las cuotas sin interés eran “otro verso de la década relatada. Se reían en tu cara”. Dos meses después, el mismo ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien implementó Precios Transparentes, tuvo que dar marcha atrás ante el fracaso de su política.

Los comercios ahora deberán indicar para sus ventas el precio de contado, el valor de eventuales anticipos que se deban pagar y la cantidad y monto de las cuotas cuando las compras se hagan a plazo, según una resolución de la Secretaría de Comercio, que depende de Producción. Sólo para los casos de comercio electrónico y de las publicidades en medios masivos, deberá agregarse el costo financiero total (CFT) de cada alternativa de financiación, explica la medida publicada hoy en el Boletín Oficial.

LEER MÁS: Tras el fracaso de "Precios Transparentes", vuelven las cuotas sin interés: en qué casos

La resolución 240-E/2017, firmada por el secretario de Comercio, Miguel Braun, se conoce a dos meses de la entrada en vigor del programa Precios Transparentes, con el cual el Gobierno intentó hacer repuntar el consumo.

La anterior medida permitía el uso de la expresión "sin interés" en el caso de que el banco se hiciera cargo de los costos de financiación. Ahora, se habilita también a que cada comercio decida en función de su estrategia de comercialización absorber costos y así comunicarlo. De esta manera, los comercios podrán informar "sin interés" cuando el costo de financiación sea asumido por ellos o la entidad financiera.