La Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) sostuvo que la decisión del gobierno de Mauricio Macri de suspender el pago del plan Progresar al 50 por ciento de los estudiantes sin trabajo y con bajos ingresos “es un nuevo ajuste en (el área de) educación” y exigió la “urgente restitución” de esas becas. La medida, criticó el sindicato, “ataca directamente el derecho” a la educación de “los sectores más vulnerables”.

A través de un comunicado firmado por la titular de Ctera, Sonia Alesso, el gremio salió a cuestionar el recorte denunciado la semana pasada por los estudiantes que perciben esa ayuda para no dejar sus estudios. Según se comprobó, el monto del beneficio quedó congelado desde 2015 y del millón que lo cobraba, hoy lo recibiría alrededor de 500 mil.

“Esta medida injustificable afectará a miles de estudiantes de nivel terciario y universitario que no cobraron sus becas el último mes”, indicó Ctera sobre el recorte que, tal como se informó, nunca fue notificado por la Anses ni el Ministerio de Educación, los organismos que lo administran.

LEER MÁS: Banghó importa notebooks tras despedir a 200 trabajadores

Los estudiantes se dieron cuenta de ello cuando fueron a cobrarlo y se encontraron con que los depósitos no habían sido hechos. Según constató este diario, las universidades del conurbano son las más afectadas: Moreno, Lanús, Avellaneda, Quilmes, San Martín, Jauretche (Florencio Varela). Pero también se registraron casos en las de San Juan, Sur (Bahía Blanca), Río Cuarto y La Pampa. Y podría haber más casos en otras instituciones.

Para el gremio nacional de los docentes, “este es un nuevo ajuste en educación que ataca directamente el derecho social a la educación de los sectores más vulnerables de la sociedad”. Por eso, exigió “la urgente restitución de estas becas para garantizar la continuidad escolar de miles de alumnos en escuelas, institutos superiores y universidades argentinas”.

En esta nota