Se reveló que Cristobal López había firmado la venta de C5N a horas de echar al periodista Roberto Navarro.

El dueño del canal se deshizo del medio luego de la censura al periodista. Así lo informó el diario La Nación a través de una nota del periodista Hugo Alconada Mon.

"Puestos a negociar, Terranova y López lo asentaron por escrito. Firmaron un instrumento privado ante escribano público. Fue el jueves 21 de septiembre, cuando el ex "zar del juego" y De Sousa otorgaron un mandato de administración de derechos de todas las empresas que integran el Grupo Indalo. Es decir, aceptaron entregar el timón, averiado desde que LA NACION reveló en marzo de 2016 que la expansión del Grupo Indalo se financió con $ 8000 millones de deuda tributaria", revela Alconada Mon.

Dos días antes, el 19 de septiembre, se anunciaba la salida de Navarro de los medios del Grupo Indalo, tras la censura del Gobierno.

"Sólo días después del primer llamado, López y Terranova se reunieron en Buenos Aires. Despuntaba septiembre y el otrora "zar del juego" le comunicó a "Orly", al que conoce a través de sus hijos y el mundo del rally, que quería deshacerse del Grupo Indalo. Ya vendida su parte en los casinos, le dijo que ahora quería desprenderse del resto. No sólo de los medios. De todo. "Yo ya perdí. Este gobierno tendrá seis años de continuidad y yo no quiero terminar en la cárcel", le informó López a Terranova, palabras más, palabras menos, según reconstruyó LA NACION las últimas dos semanas sobre la base de fuentes empresarias y oficiales. Dijo, textual, "cárcel", como antítesis de su sueño: "Quiero disfrutar 20 años más con mis hijos", es otro de los duros párrafos de la nota donde cuenta las negociaciones entre ambos y la presión del Gobierno.

Alconada Mon confirma que sin embargo la venta se "empantanó" y finalmente no se concretará. ""La negociación se empiojó" y que "las cosas no están nada bien con la Casa Rosada", aunque las aguas se dividen entre quienes creen que a Terranova "tampoco le dan bola en el Gobierno", los que creen que los funcionarios "quieren despegarse de la operación" para evitar que se crea que el Gobierno alienta la compra de medios "afines" e, incluso, aquellos que sospechan que la administración Macri aprieta el torniquete "para que Cristóbal López se ablande aún más" a la hora de negociar", finaliza la nota.

En esta nota