La ex presidente Cristina Kirchner criticó la decisión del juez federal Claudio Bonadío de destruir 60 mil cunas del "Plan Qunita" por inseguras y aseguró que no hay nada dictaminado en la causa, por lo que comparó la determinación del magistrado con la "desperonización" de la sociedad encarada por la Revolución Libertadora en 1955.

En una publicación realizada en su página web y difundida a través de sus redes sociales, Cristina Kirchner manifestó que en la causa "nada está probado, menos que menos que las Qunitas fueran peligrosas para los bebés".

"Lo peligroso era que los bebés siguieran viniendo al mundo en un país en el que nos esperaba una cuna de madera con sistema de encastre, un colchón de cama, dos juegos de sábanas, un acolchado, una frazada polar, un par de escarpines, dos sacos de dormir, un portabebé, un bolso materno, un bolso cambiador, artículos de higiene para la madre y el recién nacido, un termómetro digital, algodón, crema de caléndula, crema hidratante, protectores mamarios, preservativos, una bata, un camisón y pantuflas, un chupete, un babero, un mordillo, un sonajero, una guía de cuidados para la madre y un libro de cuentos", lanzó con ironía.

Embed

Cristina Kirchner comparó la decisión de Bonadío con la "desperonización" de la sociedad que encaró la Revolución Libertadora tras derrocar a Juan Domingo Perón en 1955, en misma línea con lo expuesto por el Papa Francisco meses atrás.

Por último, la ex mandataria salió al cruce del juez Bonadio: "En una nueva y nuclear contradicción, los purgadores de la república conciben el fuego en el que arderán miles de cunas mientras miles de niños carecen de alguna y ruedan en el hacinamiento que muchas veces pone en peligro sus vidas, encimadas a otros cuerpos familiares", evaluó.

Y concluyó: "Hablemos ahora de inseguridad, si quieren. O del amor por los niños, si se animan".

En esta nota