A la salida del encuentro, las fuentes coincidían en una palabra: la "unidad". Ese fue el pedido máximo que la ex presidenta Cristina Kirchner le hizo a los 20 intendentes de la provincia de Buenos Aires que se acercaron anoche al instituto Patria para dialogar luego del desplante de la semana pasada en el Suterh.

Del encuentro participaron 20 intendentes de los más cercanos a CFK. Allí estuvieron Verónica Magario (La Matanza), Mario Secco (Ensenada), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Patricio Mussi (Berazategui), Francisco "Paco" Durañona (San Antonio de Areco), Juan Ustarroz (Mercedes), Walter Festa (Moreno), Pablo Zurro (Pehuajó), Aníbal Reguerio (Pres. Perón), Alberto Conocchiari (Leandro N. Alem), Gustavo Cocconi (Tapalqué), Santiago Maggioti (Navarro), Gustavo Barrera (Villa Gessell), Oscar Ostoich (Capitán Sarmiento), Mauro Poletti (Ramallo), Hernán Ralinqueo (25 de Mayo), Hernán Izurrieta (Punta Indio), Juan Gasparini (Roque Pérez), Osvaldo Caffaro (Zárate) y Ricardo Curuchet (Marcos Paz).

Las fuentes consultadas por El Destape coincidieron en que se acordó trabajar por la unidad del peronismo, lo cual implica convocar para los próximos días a los intendentes que plantearon su disconformidad con la presencia de Amado Boudou y Luis D'elía, entre otros, en el acto de la semana pasada. Estos jefes comunales, como Insaurralde, Nardini, Gray o Sujarchuk, pidieron además "definiciones". En concreto: saber qué hará Cristina Kirchner.

Sobre este punto, la ex presidenta no quiso mostrar las cartas respecto de si será o no candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires. Sí se remarcó en la reunión que "conduce Cristina". La hora de las definiciones se acerca.

Uno de los jefes comunales con mayor llegada a la expresidenta señaló, una vez finalizado el cónclave, que "no se habló de candidaturas", pero acto seguido, consultado sobre una potencial postulación de la jefa del Frente para la Victoria, sacudió con una bomba: "No hay plan B, ella es la salvación".