La defensa de la ex presidenta Cristina Kirchner pidió ante la Cámara Federal el apartamiento del juez federal Ariel Lijo del expediente originado en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por encubrimiento del atentado a la AMIA.

En una audiencia oral ante la Sala II de la Cámara, el abogado Alejandro Rúa dio sus fundamentos sobre porque debe ser apartado Lijo. El juez había rechazado ese planteo y ahora los camaristas Leopoldo Bruglia y Eduardo Farah están en condiciones de resolver.

Lijo es quien tiene a su cargo la denuncia de Nisman por el presunto encubrimiento de funcionarios iraníes acusados del atentado a la AMIA mediante el dictado del memorándum de entendimiento con Irán luego de que fue abierta por la Cámara Federal de Casación Penal.

Nisman había denunciado antes de morir a la ex Presidente, al ex canciller Héctor Timerman y a otros funcionarios por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA. La denuncia fue desestimada por el juez Daniel Rafecas, la Cámara Federal y Casación por inexistencia de delito, pero luego fue abierta por Casación con otra composición.

La defensa de Cristina Kirchner cuestionó a Lijo porque el año pasado fue apartado de la primera investigación del encubrimiento del atentado en el que está acusado el ex presidente Carlos Menem, por no seguir las pautas de la Cámara contra Carlos Corach, ex ministro del Interior del menemismo.

Como Lijo fue apartado de esa causa, para el abogado Rúa el juez no puede intervenir en otra causa por encubrimiento del atentado a la AMIA.

Cuando Nisman hizo la denuncia, el fiscal acudió primero al juzgado de Ljio, quien se declaró incompetente justamente por ser distintos los imputados y el objeto de la investigación. Luego el caso fue a sorteo y recayó en Rafecas. Apartado este juez y reabierta la causa, por sorteo recayó en Lijo que delegó el caso en la fiscalía.

Paralelamente, el juez Claudio Bonadio tiene a su cargo una denuncia por presunta traición a la patria a partir de una conversación de Timerman en la que reconoce que Irán fue el responsable del atentado, ocurrido el 18 de julio de 1994.Bonadio también pretende quedarse con la denuncia de Nisman.

Cristina Kirchner ya sostuvo que el pedido de Bonadio para quedarse con la denuncia de Nisman es “improcedente” porque se trata de los mismos hechos que él ya investiga contra Timerman y que por ende, “duplica la persecución penal”, lo que está prohibido.

También recordó que Bonadio fue el primer juez que investigó la causa del encubrimiento de la investigación del atentado a la AMIA y que la Cámara Federal lo apartó en 2005.

Para la ex presidenta “resulta absurdo y violenta el sentido común, que los dos jueces que estuvieron a cargo de investigar el encubrimiento del atentado a la AMIA durante años, y que fueran separados de las causas por sus superiores con severísimos y contundentes pronunciamientos, hoy estén disputando jurisdicción para ver cuál de los dos ´se va a quedar´ con una nueva causa de encubrimiento de la AMIA”, había señalado en una de las presentaciones.

Cristina Kirchner solicitó que la denuncia de Nisman la investigue Canicoba Corral, quien tiene la causa principal por el atentado a la AMIA.