La ex mandataria Cristina Kirchner admitió su derrota frente a Cambiemos en la provincia de Buenos Aires y se posicionó como la referente opositora a la administración nacional, al tiempo que auguró que el futuro de Unidad Ciudadana recién comienza: "Aquí no se acaba nada, empieza todo", expresó.

Frente a un microestadio de Arsenal de Sarandí colmado, la nueva senadora por la Provincia afirmó que "Unidad Ciudadana vino para quedarse. Es una semilla de esperanza política y la vamos a regar todos los días".

"Aquí no se acaba nada, empieza todo"

En este sentido, Cristina Kirchner le envió un claro mensaje conciliador hacia los otros sectores del peronismo para comenzar un "amplio" debate de cara a 2019: "Una fuerza opositora a este gobierno necesita ampliar su base de crecimiento, para ello es necesario ser generosos, inteligentes y comprender que solo la unidad de los que pensamos que otra Argentina se debe y es necesaria es la que nos lleva precisamente a privilegiar esa unidad por sobre las diferencias parciales", detalló.