La ex presidenta Cristina Kirchner se reunió en el Instituto Patria con los dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores, Sergio Palazzo, Horacio Ghillini y Héctor Amichetti, quienes convocaron a una “Marcha por el trabajo y la justicia social” para el 7 de agosto, a menos de una semana de las PASO.

En ese encuentro, la precandidata a senadora por la provincia de Buenos Aires les pidió que suspendan la medida de fuerza.

LEER MÁS: A una semana de la campaña, la encuesta que pone a CFK ganadora

"Les dije que hay que rezar por el trabajo, por los que no lo tienen y por los que sufren. También les pedí que no hagan la movilización. Sé que lxs trabajadorxs tienen más que sobradas razones para reclamar, pero también sé que en lugar llamar a una movilización el 7 de agosto, lo que debemos hacer es convocar a una gran votación el 13 de agosto", expresó Kirchner a través de un comunicado.

asimismo, consideró que pese a las masivas manifestaciones en rechazo a la política económica de Cambiemos "el Gobierno no escucha las movilizaciones". Para Cristina Kirchner, "sólo las distorsiona y las desacredita".

Y sumó: "El Gobierno de Cambiemos no escucha el dolor de quienes pierden sus trabajos, no llegan a fin de mes, no pueden pagar facturas astronómicas de servicios públicos o tienen que cerrar sus comercios o sus fábricas. Lxs ignora".

En esta nota