La ex presidenta Cristina Kirchner se refirió al contexto latinoamericano durante su visita a Ecuador donde recibió la medalla Manuela Sáenz: "Estoy convencida que el proyecto era destituirme".

La ex mandataria fue condecorada en Ecuador por ser considerada "una líder comprometida con la democracia y los derechos humanos". Tras agradecer la distinción, Cristina recordó el "intento destituyente" que sufrieron Rafael Correa y Evo Morales y afirmó: "La derecha conservadora intentó también un final para mí similar al de Dilma (Rousseff)".


Durante su discurso, la ex jefa de Estado también criticó la gestión actual que gobierna Argentina y la caracterizó como una "restauración que ni siquiera va a los '90, es previa, es pre-peronista, por un modelo que no sea industrializador".

La presidenta de la Asamblea Nacional ecuatoriana, Gabriela Rivadeneira, fue la encargada de entregarle la medalla a la ex presidente argentina y contrastó la diferencia de las condecoraciones en Ecuador: "El antiguo congreso premió a un golpista (Augusto Pinochet) asesino de miles de hermanos chilenos" y el actual lo hace a "una mujer luchadora".

Embed


En esta nota