La ex presidenta Cristina Kirchner acusó al juez federal Claudio Bonadio de ejercer violencia institucional en su contra al obligarla a viajar de Santa Cruz a Buenos Aires por simple actos administrativos, desconociendo leyes que le dan la razón a los argumentos esgrimidos por la ex mandataria.

Bonadio notificó a Carlos Beraldi, el abogado de Cristina, a que ésta se presente este viernes para realizar dos trámites judiciales: tomar huellas dactilares y realizar informe socio-ambiental de quien la ex Presidenta. "¿Será para distraer a los argentinos y que se olviden de como disfrutaban los fines de semana largos, cuando se podían ir algún lado o si se quedaban podían hacer asados con los amigos o salir a comer afuera o disfrutar con la familia cines y confiterías?", se preguntó.

"Como es público y notorio vivo en Río Gallegos a más de 2500 KM de distancia de la CABA. Y como es menos público y menos notorio LA LEY (Art. 132 del CPPN y Art 99 del reglamento para la Jurisdicción en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal) prevé para estos casos que los trámites se hacen en el domicilio real", explicó Cristina en un comunicado.


En el escrito, publicado en su cuenta de Facebook, también aclaró que "sin perjuicio de la Ley vigente por la que me asiste la razón, me es imposible estar en CABA para este viernes, por lo que le pedí al Dr. Beraldi que solicitara que dichas dirigencias se realizaran en la sede del Juzgado Federal de Rio Gallegos".

Por todo esto, Cristina denunció "una enfermiza animosidad contra mi persona y que se traduce en una ya inocultable violencia institucional". Además, apuntó contra Bonadio al advertir que "se trata de un integrante del Poder Judicial que viola leyes escritas y derechos y garantías constitucionales y que es corporativamente "protegido" por ese mismo Poder".