Walmart despidió este lunes a 51 trabajadores de su sucursal de Sarandí, una de las más grandes del país. Los empresarios justificaron la decisión en la "falta de rentabilidad". El Sindicato de Empleados de Comercio de Lanús y Avellaneda (SECLA) paraliza la sede y pide negociar. Los empleados esperan la intervención del ministerio de Trabajo.

"En una reunión este lunes, La empresa me transmite que por la baja rentabilidad necesitan despedir al 30 % del personal de la sucursal que son 51 empleados", explicó a El Destape Orlando Machado, Secretario General del SECLA.

La empresa ofreció una indemnización, pero el sindicato no acepta los despidos masivos y pide negociar. En este momento, los trabajadores ocupan de forma pacífica la sucursal en forma de protesta y en pedido de una nueva reunión con los empresarios.

Embed

Desde el sindicato esperan que el Ministerio de Trabajo, que conduce Jorge Triaca, llame a una conciliación obligatoria para discutir alternativas que impidan que se despida a más de cincuenta personas.

"Son 50 familias, con sus proyectos, con sus necesidades. No podemos aceptar esto", explicó Machado. Desde el sindicato expresaron que la empresa eligió a su arbitrio a los despedidos, que representan el 30 por ciento de todo el personal. Sólo resta esperar para saber si el Ministerio de Trabajo intervendrá para salvar a los empleados o se pondrá del lado de los empresarios.

En esta nota