El faltante de productos de SanCor en las góndolas de las cadenas de supermercados y en los autoservicios ya comenzó a producirse y refleja la crisis que atraviesa la histórica cooperativa láctea que cumplirá 79 años este año.

Mantecas, cremas, yogures, queso untable Mendicrim y otros engrosan la lista de clásicos que la cooperativa láctea entrega en cuentagotas, mientras otros directamente no se distribuyen y hay líneas que directamente discontinuó.

En este complicado escenario, a la leche en sachet no la entregan por falta de materia prima, una constante con la huida de los tambos abastecedores ante la falta de pago de SanCor. Así han tenido que recurrir al abastecimiento de leche para procesar, por parte de otras empresas que se la venden, como es el caso de Baggio.

LEER MÁS: El informe que incomodó a Lousteau por sus contradicciones

La cooperativa con sede en Sunchales, Santa Fe, además, sacó de circulación algunos quesos, como el port salut y el cremoso y el resto se entrega de forma discontinua. Por su parte, los yogures y postres, que en realidad ahora son de la aceitera Vicentín, que compró esa línea de negocios, son distribuidos por SanCor y tienen complicaciones logísticas, por lo cual no siempre están disponibles todos los productos.

La situación de SanCor es crítica, con cuatro plantas cerradas y una ayuda oficial de $ 450 millones que no termina de concretarse y que está supeditada a que el gremio Atilra resigne el "aporte solidario" que recibe de las empresas y que alcanza a $ 3.300 por trabajador y que el gremio está dispuesto a disminuir hasta un 70 por ciento, aunque la suma va destinada a la Obra Social.

En esta nota