La empresa Cotapa, de Entre Ríos, paralizó su producción y unos 400 empleados podrían ser despedidos. Así lo confirmó Juan Carlos Acevedo Díaz, dueño de Premieur SA, la firma que se hizo cargo de la industria láctea en octubre del 2014.

Los motivos que esgrimieron desde la productora láctea son la caída del consumo, que llevó a que no puedan pagar sus deudas y la falta de apoyo del gobierno de Entre Ríos que, según la firma, no cumplió con el traspaso de deudas heredadas y financiamiento.

A los empleados de Cotapa no pudieron decirles cuándo volverá la producción, ni tampoco si podrán conservar su empleo. La crisis en el sector lácteo ya afectó grandes firmas como SanCor que cerró cuatro plantas y cesanteó a 500 trabajadores. La Serenisima, por la caída de la producción debió cerrar su planta de Rufino.

La baja producción -la peor caída desde 1970- y el desplome del 25,8% de las ventas condujo a que la crisis se extienda también a los camioneros que transportaban la leche.

LEER MÁS: Qué pasó en 2016 para que ahora cierre SanCor

En esta nota