Las oficinas de atención al cliente de American Express en Argentina será mudadas a México para reducir costos. Esta es la excusa que usó el gigante financiero con sede en Nueva York para despedir a 300 personas en nuestro país.

La firma aseguró en el Ministerio de Trabajo que garantizará los puestos hasta el 30 de junio. Mientras tanto busca negociar retiros voluntarios. Los empleados de American Express que se quedarían sin trabajo están todos bajo relación de dependencia, reveló el diario Página 12.

"Los representantes de la firma, que ofrece productos financieros, tarjetas de crédito, cheques de viajero e incluso opera como agencia de viajes, lo confirmaron en una audiencia conciliatoria que tuvo lugar ayer por la tarde en el Ministerio de Jorge Triaca", cuenta la nota.

“No están atravesando una crisis. Lo que buscan es abaratar costos y al mismo tiempo desmantelar el sector más organizado sindicalmente dentro de la empresa”, aseguró a Página 12 David Aguilera, delegado gremial en la compañía.

El diario describe el cuadro de situación: los empleados afectados están en relación de dependencia. Bajo convenio colectivo se encuentran 265, a los que se les suman los gerentes, directores y supervisores del área, que también podrían quedarse sin trabajo, lo que elevaría la cifra de despedidos a 300. Todos trabajan en Arenales 707, frente a la plaza San Martín. Allí se atiende a los clientes de Argentina y España, pero a partir del segundo semestre American Express centralizará la atención de habla hispana en México, donde la fuerza laboral es más barata.