El presidente de Ecuador, Rafael Correa fue muy duro contra los líderes políticos que gobiernan según la lógica empresarial, y que además tienen su dinero en paraísos fiscales. "¿Cómo puedes decirle a tu pueblo que quieres generar empleo, si tienes tu dinero en un paraíso fiscal?", se preguntó.

El mandatario agregó que "la lógica del estadista es totalmente diferente a la lógica empresarial; hay cosas que no tienen rentabilidad financiera, pero tienen rentabilidad social”.

En este sentido, al referirse a la nueva ola derechista que acecha la región, manifestó que "el neoliberalismo más crudo y elemental sacó casi el 49% de los votos (en Ecuador); a veces la gente vota en contra de sus propios intereses. Hay personas que mandan a sus hijos a colegios públicos, y votaron a favor de la privatización de la educación, que es lo que proponía el candidato opositor", en referencia al banquero Guillermo Lasso, que perdió las elecciones frente al candidato oficialista Lenin Moreno.

El presidente saliente realizó una fuerte crítica a los grupos de medios de comunicación hegemónicos, al afirmar que "la prensa y los grupos de poder son expertos en tergiversar las cosas, hasta el terromoto era culpa de las malas políticas de Correa", y aprovechó para remarcar un logro en la materia del gobierno de Cristina Kirchner: “Tuvimos el acierto de hacer dos reformas claves; una inspirada en Argentina, que fue la Ley de Comunicación”.

Embed

"En Ecuador frenamos a la derecha con la unión de todo un pueblo que no quiere nunca más volver al pasado”, expresó Correa, orgulloso del proceso que hace más de 10 años lidera en Ecuador, y que él mismo denomina "Revolución Ciudadana". “Para nosotros "revolución" no tiene que ver con violencia, pero sí tiene que ver con izquierda y con justicia social, y ese es el cambio radical de las estructuras vigentes que necesita América Latina”, aseguró en sintonía con su proyecto político, que ahora continuará encabezado por Moreno, quien fue su vicepresidente durante los primeros dos mandatos.

Respecto a la consulta popular que se llevó a cabo durante las elecciones de este año, donde el pueblo ecuatoriano votó a favor de la propuesta oficialista para que los funcionarios públicos no pueden realizar operaciones en paraísos fiscales, Correa consideró que "los paraísos fiscales son una barbaridad", y aseveró que si tuviera el gobierno mundial los suspendería. Y agregó que "los paraísos fiscales son fuente de corrupción; para que exista un funcionario político corrupto, debe haber una persona o empresa privada corruptora". Y al final de esta segunda parte de la entrevista sentenció: "¿Quién puede justificar un paraíso fiscal desde el punto de vista ético? Nadie va a un paraíso fiscal a transparentar las cosas”.

Embed

En la última parte del reportaje, el primer mandatario se dedicó a focalizar en los cambios profundos que han llevado adelante en su país, al ratificar que transformaron el Estado burgués que representaba a unos pocos, en un Estado popular que representa sobre a todo a los más pobres. Y respecto a los logros sociales conseguidos expresó que han "logrado una importante, histórica, reducción de la pobreza”.

También se dio lugar para exponer su posicionamiento ideológico sin matices, al explicar que es de izquierda, pero advirtió que es de "una izquierda moderna; no negamos al mercado, pero creemos que la sociedad debe dominar al mercado, y no el mercado a la sociedad”.

Por último, se mostró abierto a poder avanzar en una mayor integración latinoamericana, más allá de las diferencias políticas que existen entre los distintos gobiernos: "una integración regional bien entendida nos favorece a todos, independientemente del signo ideológico del que seamos”.

Embed