El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, aseguró que el país se encuentra en transformación y que, aunque a Mauricio Macri no le guste, lidera un gobierno de transición. El mandamás de la provincia sede de la cumbre del Mercosur opinó que el cambio se da "de una Argentina vieja, de instituciones políticas y económicas no sólidas que no termina de morir, a una nueva con instituciones económicas y políticas fuertes que no termina de nacer".

En una entrevista con La Nación, Cornejo estimó que en la relación entre el producto bruto con la cantidad poblacional, la suya “debe ser la segunda provincia, si no es la primera, que más vende al exterior. De hecho, cuando el tipo de cambio es competitivo, Mendoza vuela”. “Ahora estamos volando bajo”, aseguró entre risas.

LEER MÁS: La CGT repudió la llegada de Temer: "Retrocede 100 años los convenios laborles"

Consultado por la contienda electoral legislativa, el gobernador explicó: “En mi criterio es una Argentina en transición. De una Argentina vieja, de instituciones políticas y económicas no sólidas que no termina de morir, a una nueva con instituciones económicas y políticas fuertes que no termina de nacer. Yo advierto incluido mi propio papel en la provincia que somos un gobierno de transición. Quizá no le guste al Presidente, pero este es un gobierno de transición”.

“El gran logro de este Gobierno sería sentar las bases de una infraestructura económica para un país en desarrollo. Y para eso es fundamental ganar en octubre. Probablemente sea en la historia el principal logro del Gobierno, pero los ciudadanos no van a alcanzar a advertirlo durante su período”, se expresó. A lo que agregó que “Cristina se está muriendo políticamente, pero puede hacer daño. Creo que ya no puede construir a futuro un espacio de representación de los argentinos”.

En esta nota