Hace más de un año, el músico Gustavo Cordera lanzaba una violencia frase en una charla con alumnos de Periodismo en TEA en la cual afirmaba que “hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo” y cuestionaba que "es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger”.

El repudio generalizado de las organizaciones feministas se hizo sentir y el ex Bersuit Vergarabat no pudo volver a los escenarios a tocar sin que fuera escrachado o repudiado hasta por su mismo público. Por esos dichos, el cantante fue procesado por la Justicia federal en una causa en la que se lo imputó por el delito de incitación a la violencia. También se le trabó un embargo por $500 mil.

El juez de primera instancia, Rodolfo Canicoba Corral, y la Sala I de la Cámara Federal, coincidieron en que el artista tuvo "una actitud de descrédito contra los derechos y la dignidad de las mujeres y los niños".

LEÉ MÁS: Leonor Benedetto: "las mujeres nos estamos yendo de mambo hay que tomar algunas cosas con humor"

Ahora Cordera ofreció hacer tareas comunitarias, un curso sobre violencia de género en Uruguay, donde reside, y dos recitales a cambio de la suspensión del proceso judicial en su contra. El fiscal del caso, Ramiro González, aceptó la propuesta siempre y cuando los shows sean organizados junto al colectivo "Ni Una Menos".

La conducta que se le imputa al ex líder de la Bersuit está tipificada en el artículo 212 del Código Penal y prevé una pena de tres a seis años de prisión. La causa judicial se inició por una denuncia presentada por la presidente del Consejo Nacional de Mujeres (CNM), Fabiana Tuñez, y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia, y el Racismo (INADI) entre otros querellantes.

Ante la propuesta de Cordera, la coordinadora nacional de MuMaLa, Raquel Vivianco, aclaró a El Destape que "la posibilidad de que vaya a prisión no es probable, pero sí es probable que pida la probation como forma de saldar su condena que son los trabajos comunitarios".

Asimismo, subrayó que más allá de la condena judicial y lo que tenga que pagar "existe una importante condena social que hace que hoy tenga que dar explicaciones de lo que dijo, es todo un avance".

"No nos parece mal", afirmó Vivianco respecto a la propuesta de Cordera, pero aseveró que "la condena social seguirá estando y mucha gente dejó de escucharlo a partir de lo que dijo y no lo va a volver a escuchar haga lo que haga".

Apuntó que "Cordera puede tomar el curso para bien de él, para interiorizarse y darse cuenta de que sus dichos incitan a la violencia contra las mujeres" y sentenció que "la condena social es más pesada y sus declaraciones no quedaron en la nada".