El ministro de Educación, Esteban Bullrich, dejó una propuesta para la polémica: consideró que se deberían enseñar todas las religiones en las escuelas, además de la católica. Esto va a contramano de un postulado fundacional de la Argentina: la educación laica, libre y gratuita.

En declaraciones a la prensa luego de su visita a Corrientes, el ministro de Educación y más que posible candidato a senador por la provincia de Buenos Aires respondió al pedido de un sacerdote de dicha provincia, que pidió "volver a impartir la educación religiosa en las aulas", una situación que se prohibió por la ley 1.420, del año 1.884. A pesar de eso, en algunos pocos distritos del país se da educación religiosa en las escuelas públicas.

El ministro redobló la apuesta, según la agencia Télam, y consideró que “vendría muy bien que todas las religiones tengan su espacio”. Es decir, abrirle la puerta a la educación religiosa no solo a la enseñanza de la religión católica, sino al resto.

LEE MÁS

Embed

"Estoy convencido que las enseñanzas del Evangelio deben ser aprendidas, el ejemplo de Jesús debe ser aprendido, pero también el ejemplo de Mahoma, las enseñanzas del budismo y el hinduismo, otras religiones también para crecer juntos reconociendo al otro”, sostuvo el ministro en la provincia mesopotámica.

Embed

Bullrich justificó su postura de enseñar varias religiones en la escuela en que "este mundo que crece en la exaltación de las diferencias, en buscar lo que nos hace diferentes y no en lo que nos une, y viniendo de una familia católica pero sabiendo que estamos en un país que siempre le abrió los brazos a todos, no importa como uno piensa o en qué cree”.

La ley 1.420 fue parte del legado de la llamada "Generación del '80", con el objetivo de construir el Estado-nación argentino abarcando a las distintas corrientes migratorias que llegaron de Europa, con distintas religiones. Por eso, se declaró la universalización de la educación de carácter laica de manera de construir a la escuela como el principal factor uniformador e igualitario en el país.