En busca de una respuesta a sus demandas de "trabajo digno" y contra el tarifazo, distintas organizaciones sociales realizan un acampe en Plaza de Mayo, donde pasaron la noche y siguen manifestándose frente a la Casa Rosada, en la víspera de la llegada del fin de año que siempre suele traer mayores reclamos sociales.

La protesta es impulsada por el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), el MTD (Movimiento de Trabajadores Desocupados) Aníbal Verón, el Movimiento Teresa Rodríguez, el Frente Popular
Víctor Choque, la Federación de Organizaciones de Base (FOB), Votamos Luchar (que estuvo involucrada en el escrache a Macri en Mar del Plata), la Agrupación Clasista Lucha y Trabajo, la Asociación Gremial de Trabajadores Cooperativos Autogestionados y Precarizados y el Movimiento de Resistencia Popular (MRP).


Las agrupaciones piqueteras reclaman "trabajo con jornada completa, y con todos los derechos para trabajadores precarizados y desocupados, una nueva cuota de aumento en todos los programas de trabajo, para compensar la inflación, educación para todos y una paritaria social para los trabajadores precarizados".

acampe en plaza de mayo

Además, demandaron "contratos de obras de infraestructura para las cooperativas y escuelas de oficios para las organizaciones sociales".


Todo comenzó el pasado lunes, cuando los manifestantes montaron carpas rodeando la pirámide
de Mayo, y empezaron a preparar las ollas para un guiso de arroz, en el marco de un operativo que montó la Policía Federal.

"Gobierno para ricos"

"El de Macri es un gobierno para los ricos, gestionado como nunca antes directamente por empresarios. Sus medidas de gobierno, rápidas para favorecer a los capitalistas más poderosos, no han incluido ni una sola medida significativa y masiva en favor de los trabajadores, y mucho menos para nuestro sector, el de los precarizados y desocupados, el más postergado de todos", dijeron.

En relación a la política social llevada a cabo por el actual gobierno, fueron muy críticos al afirmar que "la propagandizada extensión de la Asignación Universal por Hijo, lo mismo que su aumento, o el de los programas sociales, son irrisorios frente al parate de la economía, que castiga severamente con la ausencia de changas para rebuscarse en las barriadas humildes donde habitamos".