Seis de cada 10 jóvenes de 18 a 24 años creen que su edad es un "limitante" para insertarse en el mercado laboral formal. Más de la mitad de los que trabajan no ha encontrado empleo de lo que busca, de acuerdo con una encuesta de la consultora Adecco.

De acuerdo al sondeo, se trata del rango etario más vulnerable al desempleo, ya que alcanza al 24,6% de ese grupo. Los más perjudicados son los que no terminaron la escuela secundaria y, en particular, las mujeres.

Adecco presentó la encuesta que reveló que la experiencia laboral es el principal factor tenido en cuenta por los empleadores en las búsquedas para perfiles jóvenes. Eso es lo que respondió el 89% de los consultados.

LEER MÁS: El desempleo joven aumentó al 21,2%

De los jóvenes que trabajan, solo el 31% afirmó estar empleado en aquello que quiere. En tanto, un 54% no ha encontrado trabajo de lo que buscaba.

Sobre cuál es el destino que le dan a su salario, el 47% paga sus propios gastos, el 21% ayuda a su familia, el 12% ahorra, el 8% invierte en capacitación y el 12% restante le da distintos usos (como pago de alquiler o créditos).

En cuanto a las expectativas en relación a lo laboral, el 38% prioriza trabajar de lo que le gusta; otro 36% prefiere estabilidad económica; 8% trabajar en una empresa mundialmente reconocida; 7% conseguir un salario "muy alto"; 6% aspira a conseguir un puesto jerárquico y otro 5% trabajar en una empresa que sea "responsable con la sociedad".

Al consultarles cuál sería el motivo por el cual dejarían su empleo actual para trabajar en otro lugar, el 47% lo había por una mejor oferta salarial, mientras que el 22% se iría por "el trabajo de sus sueños"; 17% trabajar en lo que se especializó y 14% lo haría por un desafío mayor, es decir, mayores responsabilidades.

Según la encuesta (que se realizó en todo el país durante el mes pasado y abarcó a más de 20.000 personas) la gran mayoría de los jóvenes de entre 18 y 24 años (95% del total) cree que es posible trabajar y estudiar al mismo tiempo, pero muchos (58%) sostienen que su edad es un factor que acota las posibilidades laborales. A criterio de los jóvenes, los empleadores tienen en cuenta, básicamente, dos siguientes factores para contratarlos: experiencia laboral y nivel de estudios alcanzado.

Adecco realizó un estudio a fines de 2016 cuyo resultado fue que la probabilidad de inserción laboral en un empleo aumenta entre 20% (mujeres) y 30% (varones) cuando finalizan los estudios formales, acceden a una experiencia formal y participan en un curso de capacitación profesional.

En la Argentina, hay alrededor de un millón de jóvenes "ni-ni": ni estudian ni trabajan; de ellos, casi el 70% ni siquiera está buscando insertarse en el mercado laboral, advirtió la consultora.

En esta nota