La sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico confirmó la validez de la prueba de documentos informáticos utilizados por la jueza Verónica Straccia para procesar a decenas de ahorristas que tenían depósitos en dólares en la sede suiza del HSBC. Los involucrados habían sido denunciados hace tres años por el entonces titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Ricardo Echegaray.

El procedimiento recae sobre las 4 mil cuentas denunciadas en 2014 por el ex jefe de la AFIP. La información sobre los argentinos que tenían depósitos millonarios en el banco HSBC, presidida por el banquero Gabriel Martino, había sido conseguida por las autoridades de Francia en el allanamiento a la vivienda de un hombre que ofrecía venderla a particulares y estados, Hervé Falciani, ex ejecutivo de esa entidad en Suiza.

Las cuentas en Suiza fueron un escándalo mundial con ramificaciones en varios países del Mundo. El capítulo argentino tuvo a Martino como uno de sus protagonistas, al punto de ser sancionado durante el Gobierno anterior. Esa sanción se levantó, curiosamente, con el cambio de la gestión en Casa Rosada.

Martino es uno de los banqueros cercanos al presidente Mauricio Macri. En su nota de este viernes, el columnista de Clarín Marcelo Bonelli reveló "para Macri fue decisiva la opinión de calificados banqueros" a la hora de decidir los cambios anunciados el jueves en conferenci ade prensa. Sobre los consejeros del jefe de Estado, Bonelli agregó que "se trata de financistas con llegada directa al Presidente, como Gabriel Martino y Enrique Cristofani, además de Federico Braun que comparte las mesas de póker con Mauricio Macri".

Si bien parte de los acusados lograron demostrar que tenían declarado ese dinero en la Argentina ante sus autoridades impositivas, al tiempo que otros se incorporaron al último blanqueo de capitales, el resto fue procesado por Straccia por el delito de evasión agravada, castigado con hasta nueve años de prisión, en julio pasado.

La decisión de la Cámara cuenta con la firma de los jueces Marcos Grabivker, Roberto Hornos y Carolina Robiglio. Los pedidos de nulidad se basaron en que la prueba había sido conseguida de una manera ilícita, a través de un hurto de los archivos informáticos del banco suizo. Sin embargo, primero Straccia y ahora los camaristas sostuvieron que ella fue lograda en un allanamiento legal realizado por la Justicia francesa.

En una causa derivada de ésta, el fiscal Carlos Stornelli le pidió esta semana al juez federal Claudio Bonadio que envíe a juicio oral y público a Echegaray por la presunta comisión de varios delitos, entre ellos el de revelación de secretos, en perjuicio del ex diputado y ex ministro Alfonso Prat-Gay, apoderado de algunas de estas cuentas pero que estaban debidamente declaradas ante la AFIP.