Unos 300 trabajadores de la planta gráfica AGR fueron despedidos por el grupo Clarín. La decisión empresarial desencadenó que los empleados tomaran la fábrica, ubicada en Corrales 1393, Pompeya, que ahora se encuentra prácticamente militarizada con un fuerte operativo de seguridad de Policía Federal y Gendarmería. Los accesos a la planta se encuentran vallados.

LEE MÁS "Conductora de Canal Trece enfrenta a Clarín y se solidariza con los despedidos de AGR"

Los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatenses se encontraban de "vigilia" desde el último sábado, ante la decisión del grupo Clarín de discontinuar la impresión de distintas publicaciones y transferirlas a otras plantas de la empresa. El galpón de Pompeya imprimía al diario Clarín y la revista Viva, entre otras.

Embed

Según denunciaron los trabajadores, la planta tiene cada vez más trabajo pero igualmente la empresa decidió discontinuar las tareas. Desde La Naranja Gráfica, la comisión gremial interna de izquierda que tiene AGR, aseguran que el plan de Clarín es "participar del ajuste nacional, el problema es que van por nuestro convenio colectivo, AGR quiere volver a funcionar como funcionaba hace años en el que un gerente agarraba un operario y lo sacaba físicamente".

Toma de AGR Pompeya por despidos

La ola de cesantías ocurre, paradójicamente, mientras sigue vigente el acuerdo entre el Gobierno, empresarios y sindicalistas de la CGT para que no haya despidos hasta el 31 de marzo próximo, en un revival del compromiso que los hombres de negocios firmaron a mediados del 2016 en la Casa Rosada con un efecto nulo.

En medio de la toma de la planta, decenas de efectivos de la Policía Federal y Gendarmería vallaron las calles aledañas y rodearon el edificio, que sigue tomado por los empleados en busca de una solución.