La ex presidenta Cristina Kirchner será la figura más importante en lo que será su reaparición en el Senado de la Nación, ya que la Cámara Alta se prepara para debatir en el recinto los proyectos de ley de Presupuesto 2018 y de Reforma Tributaria, entre otros.

Ayer, el oficialismo logró el dictamen para la llamada "ley de leyes", además de la prórroga del impuesto al Cheque con el apoyo de una parte del justicialismo, el mismo que respaldó la polémica reforma previsional.

La sesión comenzará a partir de las 11:00 para votar los tres proyectos que fueron aprobados por la Comisión de Presupuesto. En dicha reunión no estuvo la hoy senadora por Unidad Ciudadana, y allí los senadores del PJ referenciados en Miguel Ángel Pichetto criticaron la política económica del Gobierno pero acompañaron los proyectos con su firma en el dictamen.

Fuentes del entorno de la ex mandataria aseguraron a la agencia Noticias Argentinas que participará de la sesión en el recinto y explicaron que su ausencia en la comisión se debió a la decisión de no convalidar el "trámite exprés y a libro cerrado" con que considera se llevó a cabo el tratamiento del proyecto de Presupuesto del oficialismo.

El Presupuesto 2018 proyecta un crecimiento del 3,5% del PBI, una inflación promedio del 15,7% y un dólar a 19,3 pesos, al tiempo que prevé una expansión del consumo privado del 3,3% y una aceleración de la inversión del orden del 12%, llevando al ratio de inversión sobre el PBI al 17,1%. El cálculo del Gobierno en el proyecto es que los ingresos crecerán un 19% y el gasto primario, un 14,8%, mientras que el gasto de capital crecerá un 17,2%.

A su vez, se votará la prórroga del impuesto al Cheque hasta diciembre de 2022 y destina el total de la recaudación al sistema previsional.

En cuanto a la reforma tributaria, uno de los elementos principales de la iniciativa es la reducción gradual en cinco años de la alícuota del impuesto a las Ganancias para dividendos no distribuidos de las empresas (del 35% actual al 25% en 2021) y la posibilidad de computar el pago del Impuesto al Cheque a cuenta de Ganancias.

También plantea la devolución anticipada de los saldos a favor del IVA por las inversiones que hagan las compañías.El punto más novedoso es que se gravará la renta financiera: los activos financieros denominados en moneda extranjera o indexados a la inflación pasarán a estar gravados al 15%, mientras que las ganancias no distribuidas de las compañías pasarán a estar gravadas al 25%.