El Gobierno nacional, empresarios y trabajadores del sector rural, firmaron un convenio de mayor flexibilización de las reglas laborales. Regirá para la producción de arándanos, el manejo de silobolsas y los sectores avícola y porcino. Asimismo, los aumentos salariales acordados resultan en torno del 25%.

Para los arándanos, el acuerdo elimina la cantidad máxima a cosechar por trabajador. A cambio, se acordó un aumento salarial de sólo el 23%.

En el sector avícola, el Gobierno y los empresarios establecieron las pautas para aumentar el trabajo nocturno, lo que fue avalado por la UATRE. Se estableció un alza salarial de 25%.

En lo que respecta a la actividad porcina las partes se comprometieron a tratar a futuro las condiciones laborales a nivel nacional.

A su vez, se fijaron pautas no vinculantes para el manipuleo y almacenamiento de granos en silobolsas que serán sometidas a consideración de las partes, tales como la “libertad de contratación”, siempre que no exista una bolsa de trabajo sindical y la prioridad de contratar personal permanente.

LEER MÁS: Empresarios reconocen que quieren una flexibilización porque no hay empleo

El pacto fue suscripto en la Quinta de Olivos por el presidente, Mauricio Macri, quien estuvo acompañado por los ministros de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Jorge Triaca; de Agroindustria, Ricardo Buryaile; y de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Por parte del sector empresario, estuvieron presentes los titulares de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere; de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa; y de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Iannizzotto. Los gremios que firmaron la flexibilización para los trabajadores fueron la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE), Ramón Ayala, y la presidenta de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA), Silvia Squire.

En esta nota