Los cinco gremios docentes con representación en todo el país (CTERA, UDA, SADOP, AMET y CEA) aumentaron la presión sobre el gobierno nacional para que convoque a la paritaria nacional y rechazaron el tope del 18% de aumento salarial. Con apoyo de la CGT y CTA, brindaron una conferencia de prensa donde advirtieron que corre riesgo el inicio de clases el próximo 6 de marzo.

La secretaria general de CTERA, Sonia Alesso, advirtió que los gremios docentes volverán a reclamar "la convocatoria a la paritaria nacional", pero alertó que si ese llamado no se produce, impulsarán "el no inicio del ciclo lectivo".

Además, anunció que los gremios docentes participarán de la marcha convocada por la central obrera para el 7 de marzo próximo al Ministerio de la Producción "para decir no a la flexibilización laboral". Y aseguró que los docentes "no están dispuestos a dejarse humillar".

"Necesitamos un estado que garantice políticas públicas para la educación. Aquí está habiendo un brutal ataque a la educación de parte del gobierno de Macri", sostuvo Alesso.

"La paritaria a nivel nacional es indispensable para los docentes", afirmaron los representantes gremiales, quienes también exigieron una reunión para discutir a nivel nacional los lineamientos del sistema educativo.

"Por su parte, el referente de Unión de Docentes Argentinos (UDA), Sergio Romero, sostuvo: "Exigimos la renuncia del ministro Bullrich. El Gobierno propone un salario inicial por debajo de la linea de pobreza".

Embed

El martes, en el Concejo Federal de Educación, el ministro de Educación y Deportes de la Nación, Esteban Bullrich, ratificó que dejará en manos de las provincias la responsabilidad de las paritarias y que garantizará el sueldo mínimo de 9672 pesos.

La paritaria nacional docente sirve para marcar una referencia para las provincias, es decir, un piso sobre el que no se puede bajar, pero que luego cada jurisdicción puede ofertar más a los docentes, según sus recursos. Desde la cartera de Bullrich señalan que el piso salarial de los docentes quedó automatizado en una cláusula de la paritaria del año pasado, que dispuso que el salario mínimo docente esté siempre un 20 por ciento por encima del salario mínimo, vital y móvil

Los gremios plantearon que esa cláusula no disuelve la paritaria y que por ley, Educación debe convocar a discutir la paritaria, en la que los docentes reclaman una suba del 35 por ciento.

LEER MÁS: "El Gobierno pone en riesgo el inicio de las clases"