Con Oscar Aguad a su lado, Mauricio Macri rompió el silencio tras conocerse la trágica noticia de que hubo una explosión en el submarino ARA San Juan pero no contestó preguntas.

Con un discurso corto de apenas cuatro minutos, el Presidente dio sus sensaciones y manifestó su pesar por el hecho.

Embed

La nave está desaparecida hace 9 días con 44 tripulantes. El padre de uno de ellos ayer manifestó que los jefes de su hijo les confirmaron: "Están todos muertos".

Macri, notablemente golpeado por la noticia y por la responsabilidad política que le pesa a él, al ministro de Defensa que estaba a su lado y no emitió ni una palabra y los jefes de las Fuerzas Armadas, dijo una serie de frases. Entre ellas notó conmoción, respeto hacia la familia y no apuntó (¿por primera vez?) a la "pesada herencia". Sin embargo, el mandatario no respondió preguntas a los periodistas en esta conferencia de prensa improvisada en el Edificio Libertad, sede de la cartera que comanda Aguad.

El ministro, por su parte, estuvo al lado del Presidente pero no dijo ninguna palabra. El titular de la cartera de Defensa había tuiteado el fin de semana sobre una supuestas señales y se alegró por la posibilidad de que los tripulantes vuelvan vivos a sus hogares.

En esta nota