El primer mandatario Mauricio Macri condecoró al rey Felipe VI con la Orden del Libertador San Martín, el máximo que puede otorgar un presidente de la Nación. Fue este miércoles por la noche, durante la cena de gala en el Palacio Real de España.

Embed

LEÉ MÁS:El incómodo momento de Macri en España

Esta distinción, la otorga Argentina exclusivamente "a los funcionarios civiles o militares extranjeros que en el ejercicio de sus funciones merezcan en alto grado el honor y reconocimiento de la Nación" y debe su nombre al General José de San Martín, padre de la Patria y Libertador, que luchó contra el reino español en los combates de la independencia.

Felipe VI tiene descendencia directa de quien fuera rey durante la independencia argentina, Fernando VII, por pertenecer a la Casa de Borbón. Por tanto, el gesto del primer mandatario es, por lo menos, contradictorio y muchos argentinos se sintieron ofendidos.

El Detalle

Es impactante ver a un presidente de una nación libre premiar, con un collar que lleva la el nombre de su libertador, al heredero del monarca contra que luchó para liberarse. Sin embargo, ésa es una imagen repetida.

Embed

El 26 de noviembre de 1978 el Rey de España llegó a Buenos Aires en una extensa gira por los países latinoamericanos, la mayoría bajo dictaduras militares. En Argentina, Jorge Rafael Videla era el presidente de facto. Tras cuatro días de agasajos, y tras firmar siete acuerdos bilaterales, Videla entregó un particular obsequio: La Orden del Libertador San Martín.

Embed
Embed