El Gobierno nacional sigue sin dar buenas noticias desde la economía y por eso las críticas crecen. Al combo que provoca la recesión y los escándalos como el del Correo Argentino y Avianca, desde la Casa Rosada salieron a responder agitando el fantasma de un supuesto plan de desestabilización contra el Gobierno de Macri.

Funcionarios y periodistas afines al actual Gobierno retrucan con esa denuncia ante la ola de críticas y reclamos en medio de una recesión presente y un segundo semestre que hasta ahora no llegó. Entre ellos, el propio Presidente, Mauricio Macri.

"Claramente" hay un grupo que quiere desestabilizar, afirmó Macri en La Cornisa. Según el jefe de Estado, "el cambio no les conviene, a ellos les ha ido bien".

En ese mismo sentido se expresó la canciller, Susana Malcorra, quien afirmó: "Los grupos destituyentes son un problema para la imagen del país y la pacificación de los argentinos". En una conferencia de prensa, Malcorra sostuvo que existen "grupos que quieren afectar la gobernabilidad", forma elíptica para referirse al kirchnerismo, a quien Cambiemos acusa de todos los males pasados y presentes. "Hay grupos con intereses ocultos que se aprovechan y generan situaciones para poner en riesgo a la democracia", añadió.

Más contundente fue Francisco "Pancho" Cabrera, el cuestionado ministro de la Producción a quien la CGT tiene entre ceja y ceja. "Todo lo que se hace desde el kirchnerismo es desestabilizador", advirtió en la previa de la marcha de la central obrera frente a sus oficinas.

Según informó la agencia DyN, Cerca de Macri ratificaron que la denuncia lanzada el domingo pasado por el propio Presidente en un programa de televisión sobre "grupos que quieren desestabilizar, poner palos en la rueda", será la estrategia central de comunicación del Gobierno ante las inminentes medidas de fuerza, y se intentará mostrar "fuerte, en el mismo rumbo".

El periodismo, en la misma línea

Si los principales funcionarios levantaron la bandera de la victimización ante este supuesto plan, no es menos cierto que algunos periodistas también lo han hecho. "En este clima general de desestabilización", afirmó el editorialista de La Nación, Joaquín Morales Solá, "está faltando una reacción de la oposición". Morales Solá le pidió al peronismo que se "pronuncie" contra ese plan que hasta ahora solo existe en boca de los funcionarios.

Inclusive, consideró que fue el kirchnerismo el que llevó a la CGT a "un punto de no retorno" en cuanto al paro general, con el repudio que la conducción sufrió de parte de las bases por dilatar la definición de la fecha.

Más extrema fue la definición de su colega Jorge Fernández Díaz, quien calificó al kirchnerismo como "carapintada" y denunció un "proyecto destituyente" contra Macri. "Hay un plan de desestabilización en marcha", advirtió.