La legisladora porteña Graciela Ocaña (Confianza Pública) se sumó al pedido de la diputada nacional Elisa Carrió y solicitó a Mauricio Macri que suspenda provisoriamente al jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas.

La solicitud de Ocaña se debe a que una nota de La Nación develó que el funcionario está vinculado al Lava Jato y recibió coimas de Odebrecht, por 600 mil dólares.

La legisladora ampliará ante el juez federal Marcelo Martínez Di Giorgi la denuncia que hizo el año pasado por el supuesto pago de sobornos de la firma brasileña en la Argentina. "La información es reveladora de otras transferencias que son parte de los 35 millones de dólares que pagó Odebrecht en sobornos en la Argentina. Queremos que se investigue más allá del color político de los funcionarios", sostuvo en diálogo con La Nación.


La legisladora consideró que el primer mandatario debería actuar "de la misma forma" que cuando apartó al titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, ante una denuncia anónima por supuesto encubrimiento a una banda de contrabandistas. "Los que votamos a Cambiemos queremos un cambio y una explicación. Como en otros casos en que el Presidente apartó a los funcionarios, esperemos que haga lo mismo ahora hasta que Arribas haga una aclaración y presente toda la documentación en la Justicia", señaló.