Los docentes de la provincia de Buenos Aires llevan adelante su decimoséptimo paro en reclamo de mejoras salariales luego de haber rechazado la oferta del gobierno de María Eugenia Vidal.

Los cinco gremios integrantes del Frente de Unidad iniciaron el reclamo por un aumento salarial y el pago de los descuentos aplicados por los días no trabajados. Los docentes reclaman un incremento de alrededor del 35%, en tanto que las autoridades de la Provincia se estiraron a un 21% con la "cláusula gatillo" por si se dispara la inflación. La oferta de los funcionarios incluía un acuerdo para 2018 y 2019 de aumentos 10 puntos por encima de la inflación.

Anteriormente, el gobierno provincial había ofrecido 18 por ciento y luego 19, con una cláusula de actualización en el caso de que la inflación supere ese porcentaje.

Los maestros se congregarán a las 10.30 en el Congreso, para luego dirigirse a la Casa de la Provincia, ubicada en Callao 237, en esta Capital. Ayer advirtieron que no negociarán "a la baja" ni firmarán un acuerdo "impuesto", mientras la administración provincial ratificó que descontará el día de huelga como hizo desde el inicio del conflicto.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) confirmó la medida de fuerza a raíz del fracaso de la paritaria del lunes en La Plata. Dirigentes del FUDB, que integran Suteba, FEB, UDA, Sadop, Amet y Udocba, atribuyeron la continuidad del conflicto a la "incapacidad" del gobierno de María Eugenia Vidal para resolverlo e insistieron en advertir que la situación de los docentes "es preocupante y de mucha angustia".

De parte del gobierno provincial acusaron a los sindicatos de hacer un paro "político" vinculado a los próximos comicios legislativos. Es el primer paro luego del impasse decidido por los gremios como forma de facilitar el diálogo con las autoridades.