A poco de presentar su película Gilda, Natalia Oreiro cantó el jueves ante un salón repleto de grandes corporativos en un cóctel organizado dentro del marco del Coloquio de IDEA.

El banco HSBC preparó un evento propio para que los ejecutivos se distiendan luego de la segunda jornada en Mar del Plata. Para esto, convocó a cocineros reconocidos y puso a disposición una amplia variedad de bebidas.

Lo que no esperaban los grandes corporativos es que contrataran a Oreiro para llevar música a la noche. Apenas puso un pie en el escenario, los cerca de 500 ejecutivos se abalanzaron para ver el espectáculo exclusivo.

Como condimento, el presidente de FIAT Argentina, Cristiano Ratazzi, subió a cantar con Oreiro. Quien también se animó a bailar con la actriz fue el propio mandamás local del HSBC, Gabriel Martino, quien volvió a sus funciones normalmente luego de que el Banco Central le quitara su licencia de titular el año pasado.

Luego de cerca de treinta minutos de canciones de Gilda, algunos de los grandes corporativos intentaron hablar con Oreiro para sacarse una foto con ella. Pocos lo consiguieron, pero todos quedaron más que conformes con la performance.


Embed


En esta nota