Ganó el No. Con 6.424.3852 votos, y superando con un estrecho margen al Sí por 60 mil votos, los colombianos rechazaron en las urnas el Acuerdo de Paz negociado durante seis años entre el Gobierno y las Farc, un resultado que no esperaban ni los mismos uribistas que lo promovieron. Esta votación marca el comienzo de una etapa de incertidumbre e inestabilidad sobre lo que vendrá para un gobierno que ha cimentado toda su gobernabilidad sobre el éxito del proceso de paz. Pero aunque los acuerdos están hundidos, la negociación del conflicto quizás se pueda salvar.

Los discursos de Timochenko diciendo que "la palabra seguirá siendo su única arma" y de Juan Manuel Santos manteniendo el cese bilateral del fuego e invitando a todas las fuerzas políticas (es decir a Álvaro Uribe) para definir una estrategia para salvar la salida negociada son un buen augurio. Pero todavía falta la respuesta de Uribe (sobre lo cual haremos una nueva historia) y de eso dependerá el curso de las cosas.