El jefe de los espías del macrismo, Gustavo Arribas, pidió ser sobreseído de forma extraordinaria antes de que se avance en la investigación por cobro de sobornos. El fiscal Federico Delgado dictaminó en contra y será el juez Rodolfo Canicoba Corral quien decidirá continuar con la pesquisa.

Por su condición de director general de la Agencia Federal de Inteligencia, Arribas presentó una solicitud de excepción de falta de acción por inexistencia de delito en Comodoro Py. Esto equivale a requerir el perdón judicial sin ser indagado.

“Para que (el pedido de) la excepción de falta de acción por inexistencia de delito justifique un sobreseimiento deben pasar, como la propia palabra lo indica, cosas excepcionales”, respondió el fiscal.

En su escrito dirigido al juez, el miembro del Ministerio Público Fiscal le explicó a Arribas que exculpa sin investigar responde exclusivamente a casos anómalos donde se comprueba de antemano que no cometió un delito. Por ejemplo, cuando se acusa por el robo de un teléfono a una persona que prueba con su pasaporte que ese día no estuvo en nuestro país.

LEER MÁS: El chiste de Macri sobre la corrupción en la causa que investigan a su íntimo amigo

En cambio, para Delgado el jefe de inteligencia merece ser indagado dado que la Justicia tiene la posibilidad de conseguir evidencia que lo vincule (o no) al cobro de coimas de parte de un operador brasileño, que confesó sus delitos en Brasil, en el marco de la mega causa “Lava Jato”.

“¿Significa ello que Arribas es culpable de un delito? Obviamente que no. Sólo hay que investigar”, observó decente. Es por esto que le requiere a Canicoba Corral que no haga lugar al pedido de los abogados de Arribas.

En cuanto a la investigación, Delgado consultará con el banco de Suiza si efectivamente realizó transferencias en favor del otrora intermediario de jugadores de fútbol. Luego, planea indagar al arrepentido Leonardo Meirelles, ya que ese dinero fue depositado vía Hong Kong y través de una empresa fantasma en la cuenta de Arribas.

En un principio, el director de la AFI había declarado que el dinero recibido fue por la compra de una propiedad, pero luego le dijo a la Justicia que se trató de bienes muebles. La operación fue revelada por el periodista Hugo Alconada Mon, cuando afirmó en La Nación que Arribas recibió U$S 600.000 de la contratista Odebrecht en 2013, un día antes de que se reactive el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento.