Una familia necesitó casi $ 7.500 para no caer en la indigencia en junio en la Ciudad de Buenos Aires. En tanto, para evitar la pobreza se precisaron ingresos por poco menos de $ 15.400, de acuerdo a la Dirección General de Estadística y Censos porteña.

Un hogar de cuatro miembros, propietaria de vivienda con hijos de 6 y 9 años, estuvo entre los indigentes si sus ingresos en junio no superaron los $ 7.478,52. Ese nivel fue un 0,2% menos que los recursos que se necesitaron en mayo y 18,56% más que doce meses atrás.

Para no ser pobre se requirieron $ 15.388,53, 0,85% más que en mayo y 21,09% de aumento interanual. Dentro de la categoría "no pobres vulnerables" se encontraron las familias que no pudieron reunir el mes pasado $ 19.744,36, un nivel que representó un aumento mensual del 1,40% e interanual del 22,06%.

LEER MÁS: La SRA calificó de "perversa" la visita de Cristina a tamberos

Los mismos porcentajes de incremento fueron para los tres sectores más favorecidos, ya que la canasta del sector medio frágil equivale a 1,25 canasta de no pobres vulnerables, la de clase media hasta cuatro veces y la de sectores acomodados más de cuatro canastas.

En consecuencia, para encuadrarse en el sector medio frágil, una familia tipo necesitó en junio ingresos entre $ 19.744,36 y $ 24.680,44, para ser de clase media entre $ 24.680,45 y $ 78.977,43 e ingresos superiores a este para estar entre los sectores acomodados.

La canasta total de consumo, válida para no pobres vulnerables, sectores medios y acomodados, subió 1,4%, en tanto se necesitó por lo menos $ 24.680,44 para ser considerada una familia tipo de clase media. El informe de Estadística de la Ciudad considera seis grupos sociales: en situación de indigencia, en situación de pobreza no indigente, no pobres vulnerables, sector medio frágil, sector medio "clase media" y sector acomodado.

En esta nota