La desocupación se incrementó el año pasado en la Ciudad de Buenos Aires. La tasa de desempleo aumentó del 6,8% al 8% y la de subocupación del 8,6 al 9,2%.

Según el informe laboral, de la Dirección de Estadísticas y Censos porteña, en el cuarto trimestre de 2016, el 75,5% de los hogares porteños tiene a un trabajador asalariado como jefe o jefa de hogar. En esas familias la precariedad laboral subió del 21,2 al 25,5% en un año.

LEER MÁS: Descuentan a jubilados que cobraron "de más" por la "reparación histórica"

“Poco más de 1 de cada 4 hogares con jefe asalariado se encuentra en condición de precariedad. Es decir, al jefe no le realizan descuentos jubilatorios y tampoco hacen aportes por su cuenta. Esa proporción asciende del 23,5% al 29,4% para los hogares en los que el jefe es el único miembro ocupado”, dice el informe porteño.

Esta situación de precariedad se trasladó al sistema de salud, porque también aumentó del 18,8% al 22% el número de hogares cuya cobertura depende exclusivamente del sistema público. En consecuencia, disminuyó del 60,3% al 55% la cobertura de salud del sistema de seguridad social del trabajo registrado.

En esta nota