En un nuevo encuentro de cara a las próximas elecciones, Cristina Kirchner mantuvo una reunión con diversos dirigentes del peronismo. Allí, la ex mandataria dialogó sobre la situación actual del país, en lo que es la recta final de la contienda electoral que tendrá sus estaciones en las PASO del 13 de agosto y las generales del 22 de octubre. Y un concepto que suena cada vez más fuerte: unidad.

Según confiaron distintas fuentes a El Destape, no fue una cena dedicada a la "rosca" electoral. Hubo mucha definición política y económica de fondo. Fue una charla "profunda", deslizaron a este medio. Cristina escuchó a los intendentes que le relataron la situación económica y social en sus distritos.

La ex presidenta pidió que todo los dirigentes estén al lado de la gente en los conflictos reales de los vecinos. Apoyando, dando soluciones. Acompañado. "Como se hizo con las tarifas, con los despidos", agregó.

Dijo que la situación de contracción de le economía se va a profundizar. No ve un cambio. Por el contrario, observa una profundización del ajuste luego de las elecciones. En el encuentro, Cristina hizo un duro análisis de lo que podría ocurrir con el sistema previsional y advirtió que es la próxima caja por la cual va el gobierno.

Tras su visita, el resto de los asistentes se quedaron repasando lo que dijo CFK. Estaban todos los que habían asistido el martes pasado, en la casa de Juan Cabandié: Máximo Kirchner, Fernando Espinoza, Martín Insaurralde, Leonardo Nardini, Gustavo Menendez, Verónica Magario, Walter Festa, Juan Pablo De Jesus, Jorge Ferraresi, Mario Secco, Pablo Zurro, Eduardo "Wado" De Pedro, Andrés "Cuervo" Larroque, Ariel Sujarchuk, Francisco "Paco" Durañona, Juan Ignacio Uztarroz y el anfitrión Juan Cabandie.

Pero a ellos se le sumaron además Juan José Mussi, Gustavo Arrieta, Mariano Cascallares, Alberto Descalzo, Hugo Corvatta y Fernanda Raverta.

Es el peronismo de la provincia que está con cfk que está aceitando conceptos, formas, ideas. Todos están de acuerdo que hay que armar una unidad legislativa y que esa sea el resultado de las elecciones.

El objetivo, coincidieron todos: avanzar en un armado electoral con potencia, sólido y confiable, para evitar fugas.