La embotalledora, distribuidora y productora de la línea de gaseosas Pepsi que funcionaba desde la década del 70 en el acceso sur a la localidad chubutense de Trelew cerró este lunes, y 48 personas quedaron sin trabajo. La empresa justificó la decisión ante la caída del consumo.

Cervecería y Maltería Quilmes aseguró que pondrá en marcha un plan de reubicación en otras instalaciones y un programa de reinserción laboral, además del pago de las indemnizaciones correspondientes.

La firma -que tiene a su cargo la embotelladora de gaseosas de la línea Pepsi- argumentó que la decisión de cerrar la planta obedece a "la caída sostenida en el volumen de ventas de gaseosas desde hace varios años".

No obstante, aseguró que "la medida no afectará la actividad comercial de la compañía en la región, que se mantendrá a través de los distribuidores y puntos de venta de la zona".

"El motivo de esta decisión obedece a la caída sostenida del volumen de gaseosas desde el 2009 y a la necesidad de mantener la productividad para hacer sostenible el negocio, concentrando la actividad en algunas de las operaciones ya establecidas. Esta línea de producción representaba el 1% del volumen elaborado por la compañía en el país", señaló Quilmes en un comunicado de prensa.

"Esta medida afecta a 48 empleados pero se han contemplado acciones de relocación en otras instalaciones, en función de cada caso, y un programa de facilitación de reinserción laboral, que se suma a las obligaciones laborales e indemnizatorias correspondientes", agregó la firma.

La precisión formulada por la empresa fue dada a conocer esta tarde, luego que el secretario adjunto de la regional Patagonia del Sindicato Unido de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (Sutiaga), Carlos Martín, denunciará que la embotalledora de la línea de gaseosas “Pepsi” -que funcionaba desde la década de 1970 en el acceso sur a la ciudad de Trelew- cerró sus puertas “dejando a 60 trabajadores en la calle”.

“Hoy se hicieron presentes las autoridades de Cervecería y Maltería Quilmes, empresa propietaria de la marca Pepsi en el país, y notificaron que cerrarán la planta y directamente operarán desde la unidad Pompeya porque no pueden enfrentar los costos”, agregó el dirigente gremial.

Martín -en diálogo con Télam- dijo que él era uno de los damnificados por la medida, a la calificó como "un golpe muy bravo para nosotros porque muchos tenemos más de 50 años y si bien recibimos la indemnización la pregunta es dónde nos vamos a insertar laboralmente”.

La compañía tenía a su cargo el embotellamiento de las gaseosas de la línea Pepsi, que incluye a las marcas 7up, Paso de los Toros y todas las variantes que esa compañía ofrece al mercado.

Desde Trelew, se abastecía la zona de norte de Chubut y también a la ciudad de Comodoro Rivadavia.

“Según nos dicen los capos de la compañía, esto pasa por la competencia de las aguas saborizadas que hicieron caer las ventas de las gaseosas a cifras insostenibles y por eso cierran unidades operativas y se concentran en pocas manejándose con fletes”, agregó el dirigente gremial.

La embotelladora de Pepsi comenzó a funcionar en Trelew bajo la conducción de Cayetano Castro, luego pasó a manos de sus hijos y a partir de allí se produjeron una serie de cambios en la conducción hasta que se hizo cargo Quilmes que la gerenció hasta hoy.

“Estamos peleando la indemnización al 100% e incluso en algún caso con un plus para que se atienda las dificultades para reinsertarnos en el mercado y algunas cuestiones de salud”, explicó Martín.

En esta nota