La empresa Textil Neuquén cerró y dejó en las calle a las 35 operarias que estaban de vacaciones y debían reincorporarse a sus puestos el próximo lunes.

Todo comenzó cuando un vecino de la empresa vio durante la medianoche que del edifico de la textil entraban y salían camiones cargados con las máquinas de la compañía.

Un vecino alertó a la delegada de la empresa, Marina Catilao, que se acercó al edificio y se encontró con los dueños de la empresa, Diego y Hernán Huerta.

"En ese momento me dijeron que la empresa estaba cerrando y no me dieron motivos", contó a El Destape Catilao, quien después dijo que las trabajadoras se quedaron en la puerta del edificio toda la noche, mientras los dueños escaparon por una puerta lateral.

Tras hacer la denuncia del cierre, las 35 operarias decidieron tomar la textil que se dedicaba a la confección de ropa para la policía de Neuquén, los municipios, los trabajadores petroleros y los entes públicos.

"La empresa fue fundada hace once años con préstamos que le dio el gobierno de Neuquén y que nunca devolvieron", explicó a El Destape Raul Godoy, el diputado provincial por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT).

LEER MÁS: Crisis en la cerámica San Lorenzo: despidos, cierre y flexibilización

Catilao contó que el 90 por ciento de las trabajadoras son madres solteras y que deben saber de forma inmediata qué solución dará la empresa. Por el momento, reclamaron al gobierno provincial para que les diga qué decisión van a tomar.

La delegada explicó que entre las posibilidades está que las indemnicen, que vuelvan a abrir la planta o que les entreguen la planta a las trabajadoras. "Ellos siempre alegaron una crisis por las importaciones y la caída del consumo, pero acá siempre se produjo bien", dijo.

Sólo resta esperar para saber qué solución tendrá el conflicto. El jueves, las trabajadoras cortarán la ruta 7 que une las localidades de Neuquén y Centenario.

En esta nota